Fisting para principiantes

Captura de pantalla 2016-08-11 a las 12.28.37Pido disculpas por adelantado porque, aunque compartiré con ustedes de modo fidedigno y diligente la información de que dispongo, en este asunto no voy a hablarles desde la experiencia. Hay algo respecto del fisting -en realidad, todo- que me hace desear cruzarme de piernas, meterme las manos en los bolsillos y dejarlas ahí para siempre. Lesbianas y heteros aseguran que, hecho correctamente, no duele, pero hasta que yo les diga lo contrario (o lean en mi web un destacado tipo "Probé el fisting anoche y ¿saben ustedes? Tenían razón, está genial", pueden ustedes estar seguros de que soy virgen en esta práctica del puño apretado, aunque, insisto, lo que les voy a contar está documentado y sirve tanto para mujeres y hombres heterosexuales como para lesbianas.

El fisting, o práctica de la inserción braquioproctal o vaginal no es algo que se realiza de modo generalizado dentro de ningún colectivo sexual en concreto pero parece que es algo más común entre las lesbianas que entre los demás, de ahí que lo comente. Se considera una práctica extrema y exige cierto protocolo no solamente para su disfrute, sino simplemente para salir indemne. Como marca el criterio de los redactores jefes, en este asunto se puede elaborar una lista de recomendaciones que más les vale seguir, porque hay cosas que no son opinables, no vayan de quinceañeros sofisticados.

Después de estar en Barcelona con ocasión de Circuit, en la playa a 40ºC y rodeada de chulos indescriptibles, tatuados, cincelados a base de dieta, mancuernas y pinchazos, monumentos con toda la vida por detrás... he decidido centrarme en el fisting vaginal porque no me quiero yo obsesionar. No obstante, les sugiero que reflexionen respecto de realizar o no fisting anal, lo primero, antes de la higiene, la salud y hasta las claves para garantizar la seguridad, porque uno debe preguntarse: ¿de verdad existe la confianza suficiente entre Ud y la persona con la que lo piensa practicar? Tenga en cuenta que, el orificio por el que se va a introducir la mano alberga caca. Tal cual: mierda 100%. Esto del fisting quizá inspiró el refrán ese de "donde hay confianza da asco", no sé... Por si acaso, piensen bien antes de plantearse si desean conocer las interioridades de alguien (o que alguien les conozca ustedes) hasta ese punto.

Captura de pantalla 2016-08-11 a las 12.45.23Hay una forma correcta para hacer el fisting vaginal, no se debe introducir la mano directamente. De modo similar a las instrucciones que se deben seguir para montar un mueble del IKEA, hay un procedimiento para esta práctica. Para empezar, y aunque aquí se puede producir la gran deserción, no debe intentarse estando colocado. Si se está ebrio o bajo la influencia de drogas no es posible controlar totalmente lo que se está haciendo y además, ambas sustancias tienden a anestesiar la zona, con lo que, aunque en el momento de la práctica pueda parecerles maravilloso, al día siguiente les va a doler. Mucho.

Segundo: Puede resultar incómodo, especialmente las primeras veces, pero no debería doler realmente. Deben detenerse si esto sucede, si duele, y si aparece algo de sangre. Hay personas que comentan que sangrar un poco es normal pero, si me lo permiten, yo soy más de la teoría de que sangrar no está permitido.
Tercero: Esta práctica no es de las que se completa en la primera sesión. Hay que ser paciente y recordar que, una práctica perfecta, no siempre es posible. Algunas vaginas son sencillamente muy pequeñas y algunas manos demasiado grandes y determinados esfínteres anales sencillamente no resisten dilatar tanto.

Tomo prestados algunos trucos, una especie de guía paso a paso del fisting vaginal, recogidos en The Big Bang, combinados con técnicas probadas y testadas por practicantes.
Por básico que suene, quítense anillos, pulseras y relojes. Asegúrense de la total suavidad de sus manos (sus uñas, sus dedos, la palma y el dorso estarán libres de asperezas, partes salientes o susceptibles de arañar o cortar).

Pónganse unos guantes desechables (de látex, vinilo, nitrilo, etc) sin polvo. El uso de guantes facilita la entrada y salida de la mano y evita el contagio (ETS e ITS, hepatitis, sida...). Hay que tener cuidado en caso ser alérgico al látex alguno de los dos.

Añadir lubricante en cantidad, y seguir echando durante toda la práctica cada vez que sea necesario.

Elijan una postura y déjense llevar por los preliminares. A la mujer le resulta necesario para que la vagina se expanda. Una vez dedicados unos minutos a los besos, caricias, etc., ella puede acostarse boca arriba con las rodillas flexionadas y su pareja incorporarse, sujetándose con los codos y rodillas.

Comience introduciendo un dedo. Despacio, intente con dos, tres, cuatro dedos, entonces, si ella le indica que está lista, junte todos los dedos, adopte la forma de un pico de pato, haga que su mano quede lo más estrecha y pequeña posible, comience a introducirla, con la palma hacia arriba y el pulgar recogido.

La respiración de ella es muy importante, deje ser honda, acompañando al exhalación con los músculos vaginales, como si estuviera empujando hacia fuera, para que tenga la sensación de control.

La mano puede hacer una leve rotación, despacio, hacia fuera y, formando un apretado puño, manteniendo el pulgar recogido, hacia dentro.

Suponiendo que lo logre, que consiga penetrar la vagina con el puño, quédese inmóvil. OHMYGOD. Está dentro. Mientras que una parte estará bastante excitad@, la otra seguramente se sentirá algo vulnerable. No mueva la mano introducida hasta que ella le indique que lo puede hacer.

Realice movimientos sutiles, cuanto mayor sea el tamaño del objeto introducido, más despacio y suavemente debemos moverlo. Puede tratar de girar el uño ligeramente, o con suavidad, abrirlo y cerrarlo de nuevo. Y cuando ella esté totalmente cómoda, también puede intentar el movimiento de leve retirada y nueva penetración.

Añada más lubricante se les había olvidado ya, ¿verdad? Si lubricado el fisting ya suena doloroso, imaginen si ella se queda seca...

Cuando ambos hayan tenido bastante, prepare su brazo para extraer el puño. Debe avisarle para que ella se prepare, que se relaje y respire hondo. Saque la mano muy despacio, deshaciendo el proceso realizado para la penetración. No saque la mano de golpe, ni siquiera si ella se asusta o le exige que termine de inmediato. Dígale que de acuerdo, que ya la saca, y vaya retirándose. Repito: el movimiento de su mano debe ser muy suave, despacio, no saque el puño de modo brusco.