Vitamina D y Té verde

Captura de pantalla 2016-08-03 a las 18.11.34 No cuenten con que hoy me urgue en las llagas para su entretenimiento. Con esta canícula permitan que me limite a regalarles un par de sugerencias que les pueden ayudar muy mucho en algo que, si no les preocupa YA, les va a preocupar como yo me llamo Eva o como me quieran llamar siempre que me paguen. Sí, a unos por la próstata y por el cáncer de colon, y a otras por los tumores de mama, este post les viene mejor que un aparato de aire acondicionado, a pesar de que sólo de mencionar la palabra cáncer, sé que les dejo helados de golpe. De modo superficial, les hablaré de la vitamina D y del té verde y no se crean que me van a contratar en alguna revista femenina para hablar de sandeces... porque no he contado con qué futbolista, torero, deejay estrella, etc., me he acostado.

Se ha demostrado que los varones que tienen niveles bajos de vitamina D en sangre pueden desarrollar más fácilmente el cáncer de próstata. Además del tumor de próstata, parece ser que la vitamina D ayuda en la prevención de otros dos cánceres, como son el de mama y colon.
Es recomendable consumir una cantidad adecuada de calcio al día, que suele ser de 800 mg en adultos, pero no hay que abusar del mismo, ya que si no, lo que conseguimos es disminuir la proporción de vitamina D.
Hoy en día sabemos que las necesidades de vitamina D aumentan según tenemos más edad. Así, hasta los cincuenta años las dosis diarias son de 200 UI (unidades Internacionales) y por encima de los setenta años de unas 600UI.
Además del raquitismo, cuando encontramos unos niveles bajos de vitamina D en sangre, también se puede desarrollar una enfermedad denominada osteomalacia, y que cursa con dolor en los huesos, sobre todo a la altura de la espalda, dificultando los movimientos.

Recuerde

  1. Las vitaminas son sustancias fundamentales para el buen funcionamiento de los distintos órganos de nuestro cuerpo.
  2. Los rayos de sol son necesarios para elaborar la vitamina D en nuestro organismo.
  3. La vitamina D es la encargada de la formación correcta de nuestros huesos.
  4. Cada vez son más los estudios que asocian déficit de vitamina D con la aparición de tumores, como el de próstata, colon y mama.
  5. Los varones que viven en los países menos soleados normalmente tienen más posibilidades de padecer cáncer de próstata.
  6. Los varones de raza negra, que filtran más los rayos de sol en su piel y generan menos vitamina D, tienen más posibilidades de desarrollar un tumor de próstata que los de raza blanca.
  7. Los alimentos que más vitamina D nos aportan son los pescados, entre las que se encuentran el bacalao, el salmón, el bonito, la caballa y el arenque. También se ha comprobado que el aumento del consumo de frutas (que contiene gran cantidad de fructosa) eleva la cantidad de vitamina D en la sangre. En menos cantidad, podemos encontrar esta vitamina en los huevos, la leche, a carne y la mantequilla.
  8. Es recomendable tomar el sol media hora al día para ayudar a recargar nuestros niveles de vitamina D en sangre. Hay tal debate respecto de los protectores solares que no sé si pronunciarme...

El té no llegó a Europa hasta el s. XVII, cuando unos comerciantes holandeses lo trajeron de China, consiguiendo su máxima implantación en Inglaterra y sus colonias a partir del s. XVIII, llegando a ser allí la bebida nacional.

Una pregunta muy frecuente es: ¿dónde radican los beneficios del té? El 30% de la hoja del té está compuesta por unas sustancias que se llaman polifenoles, y dentro de ellos, destaca un elemento denominado catequinas, que son las que más se han estudiado y donde parece ser que pueden residir las propiedades preventivas para varios tipos de tumores.
Lo curioso es que las catequinas se encuentran en mucha más cantidad en el té verde que en otro tipos., razón por la que es éste el que tiene un mayor poder de prevención de enfermedades.  Pero, ¿qué relación tiene el té verde con la próstata? En China el cáncer de próstata es muy poco frecuente, y allí se toma el té verde a diario. Esto fue lo que animó a los científicos a analizar si había alguna relación entre el té y la prevención de estos tumores. Se ha demostrado que las catequinas que tiene el té verde, sobre todo parecen impedir el desarrollo y crecimiento del cáncer de próstata, además hay estudios que avalan que podría desencadenar la muerte de las células tumorales. El poder antioxidante del té verde parece ser que puede ayudar a prevenir no sólo el cáncer de próstata, sino también el de mama, los de colon, estómago y esófago.

Recuerde

  1. El té verde es la segunda bebida más consumida en el mundo, sólo superada por el agua.
  2. Son tres básicamente las formas en que se consume el ré: negro, verde y rojo.
  3. Las mayores ventajas para nuestro organismo provienen sobre todo del té verde.
  4. El consumo de té beneficia al corazón, así como a la salud dental y de los husos.
  5. El té verde, según se ha comprobado en múltiples estudios puede prevenir el desarrollo del cáncer de próstata.
  6. Son cada vez más investigaciones las que establecen que el té verde puede ayudar en la prevención de otros tipos de tumores, como son el de estómago, esófago y colon.

Nuevamente les recomiendo una lectura, además de la divertidísima novela de Abel Arana "Un baile de Muerte", el manual "¿Hablamos de tu próstata?" de Juan Carlos Ruiz y Yolanda Zaragoza.