No pesan los años

Confieso que aún me enfada tener que escuchar unas tres veces por semana como mínimo lo de "Y tú, ¿no has tenido hijos?", dicho a veces con pena y otras con tono de acusación; ya casi no me dan ganas de disparar reacciono cuando me interpelan con el erróneo discurso de "¿Por qué no te […]