Saber o no saber

Escoltada por mis preciosos príncipes azules, acababa de entrar en casa, tras una de las fiestas que anoche se celebraban en Madrid con motivo de la semana del Orgullo. Agotada, con los tacones echando humo (gracias Mauri, por hacerme bailar y bailar y bailar), la cabeza desnortada de tanto cruzarme con chulos, chulazos y chulitos, […]