Ruleta sexual

– ¿Acompañada de un a-d-u-l-t-o? ¿Pero usted sabe la edad que tengo?
– Es por protocolo, señora Roy. Si no, no la operan…
– Pues… Eso va a ser complicado.
– Tiene que venir con alguien.
– Por favor, mire mi informe de cirugía: es una operación de diez minutos, en una uña. Puedo ir y volver sola, podré valerme.
– Señora Roy el protocolo exige un acompañante adulto para realizar las cirugías ambulatorias.
– Bueno, pues a ver cómo lo hago… ¿Y tengo que ir en ayunas y esas cosas?
– Sí, venga en ayunas. No puede comer nada y no puede beber nada, ni siquiera agua, las seis horas antes.
– El Ramadán dura menos…
– ¿Cómo dice? Y traiga alguna chancla o zapato abierto, lo que el doctor le haya indicado.
– El doctor no me ha indicado nada.
– Entonces como usted considere. La esperamos en el Hospital…, en la Unidad de Cirugía Ambulatoria, en la planta 1ª, el martes 26 a las 18:45h. Buenos días.

Así me he despertado yo hoy, celebrando la asistencia sanitaria.

Captura de pantalla 2016-04-19 a las 11.33.44Minutos después, al hilo de esto, de las prestaciones que como españoles tenemos, he encontrado otra noticia, la segunda en dos días, sobre las ruletas sexuales que organizan los gays en Barcelona. Me consta, por amigos que han valorado si ir o no (o que han ido), que se llevan haciendo este tipo de orgías-chillouts-whatever… desde hace años en Berlín, en Amsterdam y en Madrid. Tanto las bareback de “sólo para portadores” como las de “ven, folla y llévate un sidazo si te toca”. Señores y señoras, lean, flipen, vomiten, indígnense, y sigan leyendo.

A mí, que soy LA MARILIENDRE por excelencia, que mi foto acompaña la definición de gayfriendly de la RAE, no me van a pillar en un renuncio ni en un gesto homofóbico, pero esto me provoca tal rechazo, que me brotan pensamientos como que yo no quiero que el voto de gente así valga lo mismo que el mío. Tampoco quiero que con mis impuestos se sufrague esto. No les quiero pagar el tratamiento; ningún tratamiento, ni la asistencia sanitaria a estos tarados. Cuestan carísimos los retrovirales y las pruebas y el tratamiento de las tropecientas ITS y ETS y el de la hepatitis… Seguro que me acusarán de ser de derechas o facha o nazi o algo de eso. Pues, jódanse, que no lo soy, ni mucho menos. Otros, me aconsejarán que no me crea esto, me tildarán de manipulable y de imbécil por divulgar esto, por hacerme eco, y por atreverme a condenarlo abierta y expresamente. Me acusarán de poco moderna mi foto también sale en la RAE junto al adjetivo. Y enfatizo que diría exactamente lo mismo en contra de los heteteros, los bisexuales y los transexuales que hicieran esto mismo. Pero claro, si se me hiciera caso desde las altas instancias, si se cerrase el grifo de la asistencia sanitaria, pagarían justos por pecadores gilipollas.