¿Hablamos de tu próstata?

 


Captura de pantalla 2015-12-15 a las 10.38.23Muy a lo Sean Connery, la librera arqueó simultaneamente la ceja y la comisura. Sí, recordaba haber tenido el título por el que acababa de preguntar. Había aguardado tras el cristal varias semanas pero, como yo no me había decidido, se había ido con otro; lo de siempre. Lo había vendido hacía unos días. “Se lo podemos traer -últimamente todos me llaman de usted-, hablo con el distribuidor y quizá me lo tengan en esta misma semana”. “Lo necesito para una fecha concreta, si llega después del sábado no lo quiero. Es un regalo de cumpleaños para uno que no merece menos”. Ahora una carcajada muy mal disimulada y el impagable gesto de la señora que, diligentemente, ya descolgaba el auricular y encargaba mi ejemplar. Al margen, ojeando los libros científicos y médicos, un señor, otro cliente, nos observaba cada vez con menos disimulo. Los catálogos de anatomía, los tratados de veterinaria, las revistas de cirugía le parecían, de pronto, un verdadero aburrimiento comparado con la venganza que la loca ésa -o sea, yo-, urdía.

¿Ha notado disminución del deseo sexual?
¿Siente falta de energía?
¿Ha decrecido de una forma marcada su fortaleza o resistencia física?
¿Tiene menos ganas de vivir?
¿Está cada vez más triste e irritable?
¿Sus erecciones son cada vez menos potentes?
¿Ha notado una disminución en su habilidad para los deportes?
¿Se queda dormido después de cenar? ¿Incluso el día que no televisan el debate cara a cara?
¿Percibe que su rendimiento en el trabajo se ha deteriorado recientemente?

Si su respuesta a tres de estas preguntas es afirmativa, significa que comienza a experimentar los primeros signos de la menopausia del varón. Y quizá, solo digo quizá, les ayude leer ¿Hablamos de tu Próstata?, de Juan Carlos Ruiz de la Roja y Yolanda Zaragoza.
A veces, un síntoma que se empieza a notar es una disminución en el crecimiento de la barba. Como es lógico, se suele acompañar de un cambio en la distribución del pelo en la cabeza, produciéndose una mayor caída del cabello.

Habitualmente coincide en el tiempo con los primeros problemas de próstata, por lo que conviene realizar una revisión de la misma junto con un chequeo completo. suele producirse una elevación de las grasas en sangre (sobre todo del colesterol). Es fundamental su reducción para evitar el riesgo de infarto de miocardio y controlar que la tensión arterial esté compensada.

En esta etapa, además de exámenes médicos que permitan diagnosticar enfermedades que hayan podido pasar desapercibidas, conviene hacer hincapié en seguir unos hábitos de vida saludables. He aquí algunos motivos para que me odien más.
Los más recomendables son:
– Si fuma, abandone el tabaco, ya que es un promotor de muchos procesos, entre ellos la aparición de múltiples tumores.
– Modere el consumo de alcohol.
– Siga una alimentación equilibrada, pues, puede prevenir diversas patologías.
– Realice ejercicio físico diariamente.

La andropausia o menopausia masculina, existe. Se trata de una etapa a en la que los cambios físicos y psicológicos deben ir acompañados de una actitud positiva.
Una mayor tendencia a la depresión, a la irritabilidad, una pérdida de vitalidad y mayor grado de ansiedad se acentúan en la quinta década de la vida.
El deterioro de la memoria y la menor capacidad de concentración, junto con un trastorno a la hora de conciliar el sueño, son síntomas frecuentes.
Lo que más le suele preocupar al varón es notar una pérdida del deseo en las relaciones sexuales, así como una disminución de la erección.
La disminución de la musculatura y el aumento de la grasa del abdomen es frecuente a esta edad.
La fragilidad de los huesos, por cambios en la estructura de los mismos, es característica.

Captura de pantalla 2015-12-15 a las 11.00.10
Si tiene ya alguno de estos síntomas, consulte con el urólogo y no se preocupe, cada vez existen más opciones en el tratamientos de esta etapa. Recientemente se intenta restituir la testosterona que suele estar disminuida, con el fin de mejorar la calidad de vida del paciente. Lo de divorciarse para convertir a una puta en segunda esposa, comprarse un Ferrari y hacerse la blefaroplastia son side effects, no testados médicamente.