Calladito y sin prisas, por favor

En algún momento abordaré los errores que las mujeres cometen habitualmente en la cama (ellas, yo no; obviamente, nací perfecta...). Pero ese momento no es hoy. Continúo con otra de las cuestiones, culpa de ellos, que estropean lo que podría ser un empotramiento perfecto. El tema de este post en concreto me hizo reír cuando […]