¿Más vale tarde?

Desde hace dos días no hago más que encontrarme reseñas de este desastre en las redes: 7 ancianos belgas mueren practicando sexo en una macro orgía senil. Supongo que me quedo descolocada por mis ideas preconcebidas, que me impulsan a imaginarlos desmelenados haciendo gimnasia sueca en la playa de Benidorm, y no logro planear una quedada de 200 (doscientos, sí, sí, doscientos) venerables señores y señoras para liarla en un local de intercambio de parejas en la ciudad de Charleroi.

Me inquieta todo en sí, a bulto. Pero si reflexiono, las preguntas se agolpan. ¿En serio estaban practicando un gang bang? ¿Y era “clásico” o un boybang? ¿Y cuántos participaron activamente? ¿Si alguno tenía 64 era rechazado por “no alcanzar la edad mínima”? ¿Fue por abuso de Viagra, o habían recurrido a “otras” cosas? ¿La patética trilogía de las 50 Sombras da para tanto de verdad? ¿Merece la pena entrar con achaques y cáncer de próstata y salir en camilla, con un infarto y/o con un edema pulmonar? ¿Esto del fallecimiento “repentino” del abuelito en la cena de Nochebuena próxima cómo se va a abordar?

El desastre sucedía recientemente y ha permanecido en secreto hasta hace bien poco… Para mí, la guinda del macabro notición llega en el párrafo: “A decir del citado medio -Nord Presse-, la fiesta iba viento en popa hasta que al lumbreras de turno se le ocurrió montar un ‘gang bang’ con una tal Jocelyne, ‘mujer fatal’ que tuvo dos horas dale que te pego a 35 personas del respetable hasta conseguir el fatal desenlace, y que el pánico se adueñara de todos a medida que iban cayendo en el empeño”.

Pánico en el refranero: Más vale tarde… Quien no la corre de joven la corre de viejo… OMG!

Y desde aquí, mis disculpas y mi agradecimiento a su paciencia: como suele suceder con estas historias al filo de lo imposible, es que lo son. Por lo que he llegado a rastrear, se trata de un bulo. La asombrosa noticia es un viral y por ello, muchos diarios de alcance nacional, han eliminado la entrada.