La ley del chándal

Con perdón de los dioses del Olimpo, este fin de semana he pasado horas y horas rindiendo culto a los del Oblicuo. Sepan ustedes que en el Arena, la mancuerna mandaba sobre la castidad, la pobreza y la obediencia. La concentración en proteína, obsesionaba. Los ciclos y los productos para ganar peso y volumen, los […]