Cuatro Rubias

Mato las ganas de llamar a quien no debo y me sujeto las manos para no teclear patéticos mensajes… Ayer mismo me descubrí redactando, a mano (ay, ay, sí: a mano), una carta de dos folios. Madre mía… La de años que hacía que no usaba mi letra para esos menesteres… Frases chorreantes de sentimientos […]