El otro corte

La misma cara de morder limones, de horror sin límite que ponen los hombres cuando se les habla de cortar el frenillo, se me queda a mí cuando me nombran la episiotomía. Me parece una masacre genital que se practica sin complejos desde tiempo inmemorial por parte del personal sanitario que va con prisita y […]