El corte

Unos mensajes anunciando un inminente reencuentro provocan que me invada una balsámica sensación de consuelo: me encanta comprobar que no todos están perdidos, que no todos son unos inmaduros, que no todos son unos yonquis descerebrados, que no todos son tan gilipollas, vamos. Una sonrisa se me graba en la cara mientras tecleo y recuerdo. […]