Wu Tze-Tien

Hace unos días pesqué para mi muro una definición fantástica que jamás me había dado por leer, y miren que yo digo tacos, y que me gusta usarlos con propiedad. Lean:

Me faltó tiempo para etiquetar a mis tres mil aminemigas para que supieran que si alguna vez alguien les llamaba “cabrona”, deberían sentir orgullo y no enfado. Habría etiquetado a una tal Wu Tze-Tien, si viviera, porque me parece la gran cabrona: un personaje fascinante cuya existencia he conocido a través, cómo no, de un libro. Se mencionó cuando un Maestro hablaba de las técnicas sexuales chinas y de la diferencia de orgasmos, femenino y masculino; apuntaba que cuando un hombre eyacula, pierde su esencia vital y agota sus energías.

-Cuando se corre una mujer, por el contrario, genera esencia vital; esencia que puede transmitir al hombre. Por eso, la primera regla es que la mujer debe llegar al orgasmo, y si es múltiple, mejor. De este modo, la esencia vital que tú pierdes -le responde el Maestro-, se compensa con la que ella genera.

-¿Estás diciendo que las mujeres son sexualmente superiores? -pregunta el chico.

-Supongo que sí. Por eso los que van de machos intentan someterlas, porque en el fondo saben que los tienen a su merced.

-Eso tiene sentido -concede el chico-. Pienso en los capullos que he conocido que tratan mal a las mujeres porque en realidad se sienten inferiores a ellas.

-El hombre debe contener su eyaculación o, al menos, aguantar todo lo que pueda, y centrarse en el placer de la mujer.

-Claro, a ninguna mujer le gusta irse a la cama con un hombre cuya técnica son tres empujones y una corrida.

Y entonces, el Maestro explica la leyenda que envuelve a la empreatriz Wu Tze-Tien, que tenía fama de ser una feroz depredadora sexual. Subió al trono tras la muerte de su marido y se acostaba con todos los hombres de la corte para conservar su energía sexual que la mantenía joven y bella (y lo hizo hasta su muerte, a los ochenta y dos años). Cuando sus pretendientes fallecieron de agotamiento, designó a una “Seleccionadora sexual” para que eligiera los varones más ardientes y mejor dotados y se los enviara a la Corte. Tras probar a unos tres mil, la señora dimitió, agotada y sin poder sentarse y con la garganta detrozada… Viéndola enferma de veras, Wu la relegó del cargo, y ordenó a uno de sus generales que removiera cielo y tierra en busca del hombre capaz de satisfacerla. El general regresó con Hsueh Huai-yi, el que podemos denominar “el antecesor del gigoló moderno”, un hombretón que se hallaba disfrutando en un burdel, donde tenía fama de estar dotadísimo. Se dedicaba a la venta de afrodisíacos y otras drogas y la satisfacía tanto que Wu le encerró en sus aposentos durante dos años. Saltaba sobre él a cualquier hora del día y de la noche. Hasta que él murió de agotamiento. Cuenta la literatura que ella se retiró a la montaña a pasar el duelo… con cuatrocientos hombres jóvenes listos para satisfacerla.

Wu logró pasar de concubina de un emperador a emperatriz, la primera mujer en la historia de China en ocupar el trono, que gobernó en solitario y se erigió en soberana y diosa de todo lo que hay bajo el cielo. Y lo hizo sirviéndose de cuantas argucias quepa imaginar: para empezar, compaginó ser la amante del emperador con acostarse con uno de los hijos de éste, el que le sucedió en el trono. Cuando el emperador (padre) murió, ella, junto con las demás concubinas debía ingresar en un convento y afeitarse la cabeza. A saber qué le estaría haciendo al hijo en la cama para que al cabo de poco, tras suceder al padre en el trono, la mandase llamar y la hiciera su esposa. Wu además, logró cargarse (literalmente) a sus rivales, las esposas preferidas del emperador… Les recomiendo que lean sobre ella.

A partir de aquí, me voy a opinar encima -sí, hoy también-, ustedes eligen si su lectura continúa.

 

Yo ya no sé en qué país o en qué mundo vivo. De pronto, veo fotos de top models, de cantantes y de particulares e intervenciones de líderes políticos de todo el planeta pidiendo la liberación-devolución de un montón de crías que han sido secuestradas y que están siendo violadas, torturadas y abusadas. Hoy, en cada telediario se emite un vídeo donde estos asesinos organizados las han tuneado con burkas y exigen para devolverlas que haya intercambio de presos… Los que mandan saben quiénes las tienen y dónde se hallan, por más que se oculte públicamente. Pero nada, que pasan los días y las pobres siguen missing, como continúan muriendo a millares en Siria y como se deja que se siga liando la mundial en Ukrania.

Y lo mismo que todo sigue, yo sigo. Y lo haré con ojito, no vayan a considerarme una delincuente por opinarme encima, o por volcar aquí lo que leo en mil perfiles de redes sociales públicas. He de andar con cuidado, porque desde el Gobierno del PP ya han amenazado con perseguir a quienes desde internet comenten el asesinato de Isabel Carrasco de según qué manera. Sin resquicio manifiesto el rechazo y la condena de la violencia. No se pude matar a otra persona. No cabe en ninguna mente sana que se copie el modus operandi de ETA: no se puede ir por detrás y descerrajar tres tiros en la cabeza de nadie por el hecho de que te haya despedido. Me parece tan fuerte todo… Hasta la fecha, lo más gordo que le pedías a tu madre era que te acompañara al ginecólogo, pero joder, por más que recreo los datos forenses que se han divulgado, no logro imaginarme a este par de hijas de puta, la madre y la hija, tramando el asesinato: ¿acaso fue un: “Mamá, ¿me acompañas a matar a mi jefa?” o se trata de un: “hija, vente que ésta se va a enterar de lo que vale un peine”? Pero ¿saben lo que más me sorprende y me aterroriza: que a pesar de condenar la barbarie y este asesinato de modo unánime, los ciudadanos en el fondo pensamos que poco pasa para lo que estamos sufriendo y que las caras de los políticos, especialmente de los que ahora gobiernan, más que de pena, hoy en el funeral eran de cague, de pensar que esta señora puede ser la primera y que la lista puede alargarse a nada que se cumpla el argumento de un corto reciente: un grupo organizado de enfermos terminales, sin nada que perder, se dedica a ir matando a políticos corruptos… Aquí, por cordura y por costumbre, me viene a la tecla la frase de “no vayamos a cargarnos el Estado de Derecho por tomarnos la justicia por nuestra mano”: Ya. No, claro, por supuesto que no. Pero ellos, los de la clase política, inútil, delincuente, prevaricadora, incompetente y nepotista, sí pueden. ¿Que cómo lo hacen? Pues miren, a veces, metiendo la mano en el cajón, pero ahora voy a abundar y espero que tengan una silla y descansen sus posaderas, porque la lista de derechos de los que nos vemos privados a golpe de decretazo, de ley, de enmienda y de remienda, es larga. Hoy, igual que otras veces, voy a ponerme como protagonista, aunque me atribuiré circunstancias que son de otras personas.

Llevo sin un trabajo, ni decente ni indecente ya casi seis años. Me despidieron cuando Zapatitos aún se negaba a verbalizar la palabra “crisis” en voz alta. Al cabo de los meses, la dijo, pero claro, ya estábamos en recesión. Y desde eso, seis añazos, con toneladas de lágrimas, coleccionando “noes” en las cada vez más escasas e infrecuentes entrevistas de trabajo. No hay trabajo. Para lo único que me han llamado es para trabajar gratis; lo denominan “colaborar”…

He visto cerrarse negocios de toda índole y fracasar los audaces intentos de personas capacitadas y responsables, que lo dieron todo por su sueño, pero que no pueden luchar contra los elementos. Así cerró mi primo su restaurante, con el dineral que tuvo que desembolsar en decoración, equipamiento de la cocina, aval bancario, fianza, aire acondicionado…

Una enfermedad que era una gilipollez se me ha cronificado, porque cuando la detecté y acudí al médico estábamos en agosto. Me mandó una prueba de imagen que vital para eldiagnóstico, pero que no me hicieron el 30 de diciembre. No vi los resultados hasta febrero y las diez sesiones de fisioterapia que me dieron, sin tocarme el brazo por no currar, fue ya a final de abril. Lo dicho: un dolor cronificado. He perdido la movilidad de mi codo izquierdo. Claro que al PP se la suda, porque no he explotado en la puerta de ninguna sede de su partido ni en una oficina de la Comunidad de Madrid.

He sufrido dos veces la reducción de mi sueldo. Sí, sí: me han bajado el sueldo en dos ocasiones en los dos últimos años. ¿Pero cómo?, si no se puede… Sí, sí, ya sé que es ilegal, pero hemos tragado. Todos los trabajadores y colaboradores externos recibimos un correo electrónico donde se nos explicaba que, con carácter retroactivo hasta el mes de enero se aplicaría una reducción salarial (y en las facturas de los colaboradores externos, ídem) del 10% de la nómina. ¿Que cómo es eso? Pues es. Y si no, a la puta calle que es bien grande y allí te vas a sentir la mar de acompañado por otros casi seis millones de desgraciados que hacen la misma cola que tú si no tragas: la del INEM.

El asesino y violador de mi hermana de ocho años estaba tomando el sol en Benidorm en Semana Santa. Salió, junto con otros delincuentes sexuales y varios etarras en cuanto derogaron la doctrina Parot.

Mi hermano necesita ayuda para todo porque no se puede valer por sí mismo. Sufrió un accidente de tráfico y ha habido que acondicionar, en la medida de lo posible, la casa, para que pueda hacer sus necesidades, salir de la habitación o moverse en la cama. Con los recortes, ya no cuenta con la prestación económica y la persona que pasaba por su casa un par de horas al día para echarle un cable, ha dejado de ir.

Mis tíos no tienen dinero para los libros de texto de mis primos, y tampoco para ir a las excursiones con los demás niños. Esta Navidad no pudieron comprarles absolutamente ningún juguete y ninguno de ellos recibe una paga semanal desde hace dos años.

Estuve pagando mi hipoteca desde 2006 a 2013. Me despidieron el 2012. Desde entonces, he ido tirando de ahorros hasta que he fallado en el pago de las cuotas mensuales. El banco inició el procedimiento de ejecución. No percibo ya prestación por desempleo, ni ayudas de ninguna clase. No me aceptaron la dación el pago y no me concedieron el alquiler social. Me han desahuciado y mi casa aparece a la venta en la web del banco que me concedió el crédito y que me ha echado de mi casa, por el importe que yo debía: es decir: por el treinta por ciento de lo que a mí me costó. Yo sigo debiendo ese dinero y no tengo casa. Y mis hijos, dos, tampoco.

No tengo madre. Se tiró por el balcón cuando supo que iba a venir el juzgado con la policía a echarnos de casa.

Tengo cincuenta y seis años y estoy sin trabajo. Mis ahorros se hallan invertidos en preferentes de Bankia. No puedo acceder a mi dinero. Mi marido ha perdido su trabajo hace ya dos años y no podemos pagar la hipoteca. En breve, vamos a perder nuestra casa. [...**]

Leo periódicos y veo los informativos y mientras lloro, me da por plantearme si, quizá, la conclusión de por qué no sentimos pena por esta señora del PP, es que llegó a ganar 150.000 eurazos por año y que en plena crisis acumuló hasta 13 cargos. Nos parece abominable este tipo de asesinato, claro, pero no nos da pena. Y sí nos da pena cuando conocemos la muerte por suicidio de un ciudadano que va a perder su casa por un desahucio o que alguien que necesitaba asistencia médica o una operación, no la ha tenido a tiempo, y ha fallecido. Por esta persona anónima, por uno de nostros, no se paraliza absolutamente nada ni cancela acto oficial alguno… Y yo creo que es porque cuesta no ver a la asesinada del PP como parte y causa del problema más acuciante que tenemos: la corrupción de la clase política que nos ha dejado en la absoluta ruina, sin presente y con un futuro de mierda.

Y sigo con mi colección de “no doy crédito”, una de las opciones que echo de menos en facebook junto a la de “me asusta”. De pequeña, la Mujer Barbuda se encontraba en el circo y daba miedo. Ahora, un hombre que no se afeita y que va vestido de mujer, gana Eurovisión. Que canta bien, sí. Que el tema esté compuesto por él-ella, tiene mérito, sí. Pero vamos, que ya está. Estoy viendo que le rinden pleitesía y le otorgan tratamiento de Jefe de Estado, cuando en el fondo sienten grima y se limitan a aprovechar el tirón mediático para fortalecer una imagen pública progresista. Otras ediciones de Eurovisión ya han contado con participantes histriónicos, ridículos, horteras y feriantes (muchos enviados desde el aeropuesrto de Barajas, aka Adolfo Suárez…) pero resulta que ahora lo que mola es darle en las narices a los países homofóbicos con un producto de marketing bizarro ideado y perpetrado por un publicista con envidiables cuerdas vocales. Pues nada, a decir que nos encanta Conchita, un personaje creado ad hoc. En estos tiempos hipster, hay que arrimarse a la barba que más calienta.