Hot monogamy

Después de tres horas, tres horas completas, de reloj -no es ninguna hipérbole-, navegando por la web de zapatos más fastuosa del planeta, me convenzo a mí misma de que en realidad necesito esos 12 pares -12 pares, sigo sin exagerar, quiero decir: exagerado es, pero también muy cierto-. Me mentalizo de que pocas cosas […]