Sexo en grupo

Pocos saben en que los encuentros sexuales colectivos tan condenados por las religiones actuales tienen, precisamente, un origen religioso. El dios babilonio Baal era honrado por un grupo de sacerdotes que se masturbaban colectivamente ante él. Osiris, por su parte, motivaba procesiones tras las cuales se celebraba la fertilidad en plan “unos con otros”. Dionisos en Grecia y Baco en Roma, dioses del vino y representantes de los placeres terrenales, inspiraban festejos donde todo estaba permitido (de ahí el nombre “bacanal”). Además hubo fiestas saturnales, vinalias, floralias…

El trío involucra sexualmente a tres personas. Sería la modalidad “más básica” del sexo grupal. Pueden intervenir tres hombres o mujeres, o dos y uno de cada. El mènage á trois y las relaciones poliamorosas designan un acuerdo doméstico de convivir y compartir, que trasciende y supera lo estrictamente sexual.

La Orgía es probablemente la más conocida de entre las prácticas de sexo en grupo. Siguiendo las reglas de la pornografía, para que se considere tal, han de participar más de cuatro personas. Tan de moda ahora en ciertos ambientes como en la antigua Roma, los excesos sexuales van muy de la mano de los etílicos y lisérgicos. Las orgías hoy día se organizan por internet o surgen espontáneamente en los chillouts donde lo mismo participan go-go’s que narcos, o deejays, modelos, moscones y demás criaturas noctámbulas, colocadas hasta las cejas de kristal, de metanfetaminas y de lo que se tercie…

El Gang-Bang se incluye dentro de las múltiples opciones que permite el sexo en grupo. Se trata de una variante de elementos tomados a partir de cuatro. Para que constituya un gang-bang, y no una orgía, por ejemplo, la relación ha de establecerse 3 a 1, es decir: al menos 3 hombres con una mujer. Se traduce como “follada de pandilla”. Constituye un género pornográfico independiente que se pudo ver en el clásico film “Tras la puerta verde” (1973). La industria del porno ha ido subiendo la cifra de participantes hasta establecer marcas que resultan inverosímiles: una americana, una tal Lisa Sparxxx llegó a fijar el récord en 919 hombres (lo que no se ha divulgado es en cuánto tiempo lo logró, de cuántos descansos necesitó, ni en qué estado quedaron sus genitales –ni su cerebro-). Si se trata de muchas mujeres y un hombre se denomina gang-bang inverso o reverse gang-bang. El primero, en 1994 lo protagonizó Rocco Siffredi, en “Rocco Unleashed”.

El Bukkake es una práctica sexual que se engloba tanto dentro del “sexo en grupo” como de las denominadas “de sumisión”. Consiste en que varios hombres, por turnos, eyaculen sobre una persona (hombre o mujer) quien, al acabar, se beberá ese esperma que se ha ido recogiendo en un vaso o en un recipiente. Existe cierta leyenda respecto a su origen. Por un lado, circula que era un castigo que se imponía en el Japón de la época feudal para humillar a las esposas infieles: se las ataba a un árbol en un lugar público y todos eyaculaban sobre ellas. La otra versión, no sé si más plausible o más basada en cifras de ventas y en la ley de la oferta y la demanda, señala que es la industria del porno nipona la que, debido a la rígida censura –en Japón no se puede mostrar el vello público, ni planos frontales de los genitales-, y por esa guerra para “ir más lejos” y para ofrecer cada vez más morbo al espectador, les hace avanzar por terrenos de violencia, humillación y prácticas extremas: anoxia, escarificación, mutilaciones…

Si es que cuando me pongo romántica…