Michael Douglas y su afición (no) secreta

Lo mismo que Angelina se hace la doble mastectomía preventiva y se aplaude su valentía, y que haga causa común con mujeres que puedan padecer la misma enfermedad, hay que agradecer al señor Douglas que airee en The Guardian que a él su afición al cunnilingus le haya costado tener un cáncer de garganta. Lo que ignoro es si el rechazo a seguir practicándolo que habrá desarrollado -pura fobia, es muy entendible-, tiene relación con que su esposa, Catherine Zeta Jones, sea bipolar.

Miedo me da que se pretenda demonizar el sexo oral, fuente inagotable de orgasmos y de placer por el hecho de que desde siempre la Iglesia lo ha condenado (puro vicio, no tiene finalidad reproductiva), o que se esconda tras esto alguna (otra) campaña de algún laboratorio. Los cuadrantes de látex, los preservativos femeninos, el film de cocina, etc. son soluciones que desde hace decádas se recomiendan.

Hace un par de años o tres, publiqué un artículo acerca de este tema precisamente: “El sexo oral y cáncer de garganta”.

John Curtis, profesor de oncología ginecológica de la Univ. de Nueva York afirma: “El cáncer oral se suele diagnosticar demasiado tarde y eso suele ser un escollo para la recuperación”. El experto aboga por la prevención a la espera de mejorar las vacunas y considera preocupante que los resultados muestren que los casos de cáncer oral (tumores de boca y garganta) por VPH superen en cifras a los causados por el tabaco. El mensaje es claro: “el sexo oral tiene los mismos riesgos que por vía vaginal o anal, por lo tanto hace falta concienciar a la juventud para que esté prevenida”.

Investigaciones científicas demuestran que los ciudadanos que han practicado sexo oral con más de seis individuos tienen ocho veces más posibilidades de desarrollar esta enfermedad que los menos promiscuos.

Hay un incremento del 225% en los casos de cáncer oral derivados de la infección por VPH entre los años 1974 y 2007, sobre todo entre los hombres blancos.

En las últimas dos décadas se ha duplicado la cifra de contagiados por VPH en EEUU y se pronostica que el 75% de la población estadounidense sexualmente activa contraerá el virus a lo largo de su vida.

Hay más de 150 tipos de VPH diferentes y 40 de ellos pueden ser trasmitidos sexualmente. En la mayoría de los casos, la infección cursa sin síntomas pero, en un porcentaje de ellos, ésta queda latente y ocasiona lesiones premalignas, primer paso hacia el cáncer (igual que los tumores de cérvix en las mujeres).

Las vacunas aprobadas en EEUU y en Europa, Gadasil y Cervarix, para combatir el VPH en casos de cáncer de cuello de útero y las verrugas genitales, son muy caras y aún no se ha demostrado su eficacia en infecciones cancerígenas orales. La higiene y las visitas anuales al dentista son una manera efectiva para controlar posibles infecciones. Si leen inglés, este artículo de hoy mismo, es muy interesante.

Las cifras también son alarmantes en Australia, Reino Unido, Suecia o Dinamarca. En España se diagnostican unos 4.000 casos de cáncer oral al año y es uno de los pocos tipos de cáncer que no ha experimentado una reducción significativa de la tasa de mortalidad recientemente.

Aterrorizadas estamos todas ante el enfoque y la clase de difusión que se ha dado en los informativos al comentario del ex adicto al sexo confeso, Mr. Michael Douglas respecto del sexo oral como causa de su cáncer de garganta. Y es que, si encima de que casi todos son unos egoístas, entre inútiles, impotentes, micropenes, eyaculadores precoces, desertores postcoitales y demás fauna, resulta que encima no van a “cumplir”, pues apaga y vámonos. Y lo digo por dos razones: una, que no cuestiono la veracidad de la notica. El suyo es un caso de contagio de una de las cepas del VPH (virus del papiloma humano) que desgraciadamente ha degenerado en cáncer. La de veces que yo he publicado e informado al respecto de la prevención y de los riesgos inherentes a la práctica de sexo oral (cunnilingus, felación, annilingus…), de la necesidad de realizarse citologías periódicas, de utilizar preservativo… Pero, escuchando la noticia, viéndola en las distintas cadenas y programas, entiendo que se ha hecho en tono muy cateto: esto lleva años sucediendo, y lo cuentan ahora como si se descubriera gracias al caso del actor. Y otra, que se ha producido de nuevo un enfoque machista. Ninguno de los telediarios ha comentado que es también posible que la mujer contraiga cáncer de garganta practicando una felación a un señor cuyo miembro tenga alguna de las peligrosas verruguitas. No he escuchado a ningún periodista informar de que el cáncer cérvico uterino, es la segunda causa de muerte entre las mujeres europeas.

Aprovecho para hacerme eco de una noticia que puede contribuir al diagnóstico: la prueba del vinagre, como sustituta de la colposcopia, infinitamente más cara. Lo que no entiendo es por qué esta prueba sólo se va a implementar en los países pobres…