Asexual como los ángeles

Semanas llevo con la Vieja del Visillo entre ceja y ceja. Al menos yo tengo dos… cejas, digo; porque visillos ni uno. La realidad vista desde la ventana y desde cualquier pantalla: de ordenador, de móvil o de televisión. Una sensación de falsa distancia, de seguridad ficticia. Una realidad virtual que no huele, sin texturas. […]