Lección básica

Una de las posibilidades que me ofrece facebook es que puedo consultar a distintas personas para mis reportajes o artículos. A golpe de clic, someto a votación un tema o recabo sus testimonios y confidencias, y sin mover el culo de la silla, logro enfoques y experiencias muy dispares en tiempo récord. Lo que más suele sucederme es que mantengo conversaciones con amigos y, como a mí la red me acentúa el instinto consultor (si es que existe), les dejo una conversación reciente:

- Apunta, querido, una lección BÁSICA sobre mente femenina.

- ¿Que sois del fucking Venus?

- No, ¡calla! Vamos de modernas pero MORIMOS por que el Príncipe exista y venga al rescate. Vamos de duras, de currantas, de listas y viajadas… pero necesitamos amor, romance y que el cuento sea verdad. Si alguno se pone a hacerse el Príncipe, no investigamos, no cuestionamos: creemos, abrimos las piernas y cerramos los ojos. FIN de la Lesson. Eso implica que somos ciegas respecto de los tíos. Y que por eso nos engañan. Nos follan y nos putean. No me des las gracias.

- En fin. Eso es normal… Ahora que siempre os cuenten un peliculón y os lo creáis… Menos mal que salí con pene.

- Te hablo de la mente femenina generalizando: a día de hoy, llevamos todas tantos palos que si llega uno y te achucha un poco, te hace reír dos veces y te llama el día de después, nos morimos del amor. Porque queremos querer y que nos quieran. Así de básico. ¿A cuántas has escuchado admitir que se han tirado a un tío sólo para sentirse un poco queridas, por tener un rato de cariño, aunque sea de mentira, aunque sea por los besos y los escasos abrazos del antes de o del después de?

Hasta ahí puedo copiar. El resto fueron emoticones y chorradas y… (Ciber)life rocks!