Pansexualismo

Incorporado por Freud, el padre del psicoanálisis y responsable de frases tipo: “la sexualidad humana es perversa y polimorfa”, su concepto de pansexualidad describe la atracción sexual hacia cualquier cosa.

El Pansexualismo freudiano implica que el objeto de deseo pueda ser también cualquier otra persona, independientemente de su sexo y género (trasciende, por tanto, el concepto “bisexual”, porque lo supera). Es una orientación sexual caracterizada por la atracción hacia “la persona”, en el más amplio sentido y abierto a todo tipo de prácticas sexuales, sin que ello se traduzca en que “les vale cualquier cosa”. No obstante su orientación sexual “sin distinciones” entre géneros, algunos pansexuales pueden sentir preferencias por determinadas personas.

Los pansexuales pueden sentirse atraídos por alguien en el plano estético, romántico o incluso sexual -lo que apuntaría más a lo metafísico-; sin embargo, en un nivel más terrenal de lo puramente físico, pueden excitarse con diferentes actos sexuales –sin importarles que los compañeros de juegos sean de un sexo o género, u otro-. Simplemente, son capaces de amar y desear a otro ser humano guiándose por un sentimiento que surge y se enfoca en detalles y valores que no se ciñen estrictamente a la genitalidad o al sexo.

En la ficción hay alusiones concretas a la pansexualidad. En la serie de televisión Will & Grace, Karen Walker afirma que se considera pansexual, después de revelar que ha tenido relaciones sexuales con Will, Karen y Rosario. Y el personaje Jack Harness de la serie Doctor Who, desarrollada en el año 5000, es pansexual. Dice que no clasifica a las personas en función de su género, y que tiene una capacidad potencial de sentirse atraído por cualquier persona o incluso por seres de otros planetas.