Misionero II

Dejen  que prosiga con algunas consideraciones y trucos respecto de la posición del misionero y del coito en general. Es importante saber que el ansiado orgasmo simultáneo se produce mucho antes en las comedias románticas americanas que el la vida real; sin embargo, hay una técnica que permite experimentarlo con mucha frecuencia, partiendo de la postura del misionero.

TAC

Creada por Edward Eichel, psicoterapeuta sexual, la Técnica de Alineación Coital TAC, es una variación de la postura del “misionero”. En ella se estimulan el punto G y el clítoris. El hombre se acuesta sobre la mujer, con ambas pelvis a la misma altura. Se introduce el pene pero manteniendo el tallo fuera de la vagina para que haga presión sobre el monte de Venus. Ella rodea los muslos de él con las piernas, con los tobillos sobre las pantorrillas de él. Él apoya el torso sobre ella. Deben estar relajados, sin tensión. El movimiento de ambos es rítmico y constante (ella hacia arriba y delante, él hacia atrás, ejerciendo presión permanente sobre el clítoris). No es un “entra sale” sino un suave ir y venir propiciado por los dos, turnándose.

Eichel comprobó su técnica en 43 parejas de hombre y mujer. Antes de la prueba, el 23% de ellas declaró que alcanzaba el orgasmo durante la penetración y al finalizar la experimentación del TAC, el porcentaje fue del 77%.

Ninguna pareja había experimentado nunca el orgasmo simultáneo antes de la prueba, y después un 67% empezó a tenerlos.

Por favor, sin obsesionarse: si no les sale, sigan practicando otras posturas.

LADIES FIRST

Recuerden la regla de oro: las damas primero. Como explica Sylvia de Béjar, sexóloga, consiste en que la mujer haya alcanzado uno o más orgasmos antes de iniciar el coito, ya sea manual u oralmente. Según la autora de “Tu sexo es aún más tuyo”, hay varias razones para “darle ventaja” a ella:

1ª permite asegurar el placer sexual de la mujer, <<independientemente de lo que suceda durante el coito>> (por ejemplo, un gatillazo, una eyaculación precoz…).

2ª resta tensión al acto, permitiendo al hombre que se relaje y <<se libere de la presión de tener que cumplir>>.

3ª <<porque cuando te penetre tú estarás erecta y, por tanto, sentirás más>>.

4ª <<porque si eres multiorgásmica, tendrás la posibilidad de llegar más veces>>.

PRESERVATIVO

El momento de colocar el preservativo es siempre justo antes de inciar la penetración. Nada de “jugar” un rato y ponerlo después, porque el líquido preseminal contiene espermatozoides capaces de causar un embarazo y también puede ser portador de bacterias y virus transmisores de ETS, ITS, hepatitis y sida. Además, el presevativo lleva un líquido que sirve como lubricante, que lo mantiene húmedo facilitando la inserción del pene. Si pasa un rato con el preservativo puesto antes de penetrar, se corre el riego de que se reseque y se rasgue y también que la penetración sea molesta.