Cualquier día… me condeno

“Un médico contagió a su novia de hepatitis C. La Fiscalía ha pedido tres años de prisión para este profesional que, conociendo su enfermedad, mantuvo relaciones sin prevención”. Esta noticia la he leído en la pelu. La publica Pronto, sección de Actualidad, y al analizarla, pensé: <<yo habría escrito “sin protección”>>. Pero, si lo pienso, lo de “sin prevención” es más amplio: lo hizo sin prevenirla (informarla) y sin protejerla (ponerse un condón).

Dedico este post a uno que, aunque no es médico, sabe que tiene “el bicho” y a pesar de ello, se va tirando a tías (a algunas las conozco) y pegándoles la hepatitis (a ellas y a quienes ellas a su vez se tiran o contagian por otras vías, sin saber que están infectadas). Por lo visto, aunque cabe que alguno se calle o mienta, lo suyo es preguntar expresamente antes de llevarta a nadie al catre, algo tipo: “Oye, ¿tienes algún virus o enfermedad infectocontagiosa que yo deba conocer?”.

La cárcel me gusta como solución lenta… pero fíjense que en mi lavadora nueva hay un programa express, de sólo 15 minutos, y es el que más uso… FIN