Dr. Faustus

Poco remilgo y mucha carga de maldad. Dr. Faustus, a cuyo estreno fui anoche (es decir, hace un ratito) en el Teatro del Canal ofrece un primerísimo primer plano del alma humana y su afán de inmortalidad. Se menciona la nigromancia, las flagelaciones, el pecado…

Buenas frases, imposible reternerlas todas; de las que recuerdo: “La Historia es un compendio de exageraciones“. También me gustó la de: “El matrimonio es un juguete frágil que se rompe al jugar un par de veces”, y la de “Dios nos hizo pecadores y ahora nos castiga” -como para quedarse pensando, ¿no?-. Y es que, en efecto, en la obra hay una revisión de los pecados capitales, un tour guiado por las bajas pasiones, los deseos… Se pasa lista de los malos: Lucifer, Belcebú y Satanás, ellos con nombre propio, amén de una pandilla de demonios. Pero también se acuerdan de las mujeres más guapas: se nombra a Cleopatra, a Mesalina y a Helena de Troya (cuya belleza la hace acreedora del deseo último). La ambición, la curiosidad, la duda, el Bien o el Mal, el perdón, la lujuria, la redención, la debilidad de la carne, la fe y el miedo como elementos de sumisión, pactar con el diablo usando la propia sangre para firmar…

En partes irreverente, otras muy grandilocuente, muy intensa, … Ya les aviso que Dr. Fausto obliga a pensar, no es como ver los virales de Bimba Bosé…

Me cruzo por la calle con el amor de mi vida, son a penas quince minutos respirándole, y regreso a contarles mi pensamiento: lo malo de las almas es que sólo te dan una, porque no imagino la que hubiera liado este señor de haber dispuesto de alguna más.

 

Dr. Faustus, de Christopher Marlowe.

Dirigido por Simon Breden

Teatro del Canal. Del 23 de febrero al 11 de marzo.

Simon Breden dirige esta adaptación del clásico de Christopher Marlowe, firmada por David Desola. La versión teatral ha corrido a cargo de Simon Breden y Rodrigo Arribas. La escenografía es de Dick Bird y el vestuario ha sido diseñado por Susana Moreno. El elenco encargado de dar vida a los personajes está encabezado por Óscar Sánchez Zafra, en el papel de Doctor Faustus, seguido por Bruno Ciordia, Jesús Teyssiere, Alejandro Saá, Daniel Moreno, Alicia Garau, Jorge Gurpegui y Ana María Montero.

 

Doctor Faustus narra el mito del hombre orgulloso que vendió su alma al diablo para obtener todo lo que ansiaba en la vida. Lo hace siendo consciente de su condena y no enmienda su camino en ninguna de las oportunidades que se le ofrecen. Con esta obra, en la que el protagonista, el Doctor Faustus, ignoró los avisos y desaprovechó las oportunidades de salvarse, el autor pretendía representar una metáfora de la ambición del ser humano. Un camino que le llevaría a la autodestrucción. En ella se encarnan ideas como el ansia de poder y riqueza, en este personaje creado en el siglo XVI