Una escena de sexo

Una de mis últimas adicciones confesables es ir casi cada semana al Microteatro por Dinero. Llevo meses de fidelidad y, tanto en la sesión normal como en la “golfa”, intento ver todas las representaciones. No hay obra que me haya parecido regular ni un poco floja siquiera… Son estupendas, tanto por los guiones y sus intérpretes, como por el miniescenario y la particularidad de que a menudo te sientas (o sólo te colocas de pie) entre los propios actores…

De las obras que se representan este mes y hasta el 4 de marzo, me ha impactado enormemente “Una escena de sexo“. La he visto dos veces nada menos… Tras la representación de la segunda, pude conocer a Eva Almaya y a Rafael Rojas, sus protagonistas. Él se acordaba de mí, saliendo la primera vez de la sala y casi chocando con él en el pasillo, cuando le solté: “Deja que te diga que ahora mismo tengo la sensación de conocerte muchísimo“. Se quedó mudo, lo noté. Cuando hablé con él, tras ver la obra de nuevo en un día posterior, le aclaré que me refería a que, cuando presencias que alguien da y arriesga tanto en un papel, y lo hace a escasos cincuenta centímetros de ti, parece que se ha abierto en canal y que te ha permitido asomarte a su yo más íntimo. Amén de que la representación incluye desnudos integrales…

He hablado también con Daniela Fejerman, autora y directora. No pude sino felicitarla por la construcción de una historia potente y con ritmo, con los giros adecuados y con unos personajes cuyo arco y recorrido no es previsible. La sinopsis dice: “Dos actores buscan un momento de intimidad para ensayar una escena de sexo que tienen que rodar a continuación“. Yo les daría mil explicaciones más; me gustaría destriparla, pero no puedo. No debo. Espero que se hagan cargo… Sólo dura unos 15 minutos. Muy intensos, eso sí.

De miércoles a sábados de 20:35 a 22:40. Domingos de 20:05 a 22:10.

MICROTEATRO POR DINERO

C/ Loreto y Chicote, 9. Madrid. (Callao)