Prótesis PIP, como las de Belén Esteban

Estaba con seis de mis trescientas íntimas amigas regando unas tapas y raciones varias con vinos (yo pienso que adulterados porque si no lo están, ¿cómo es que suben tantísimo dos copitas de vino blanco?). Era un jueves cualquiera. En la mesa de al lado, varias personas cotillean -sus gintonics van haciendo efecto megáfono- que las tetas de Belén Esteban son PIP y que el cirujano se las va a tener que cambiar (que es el mismo que ha regalado -o hecho súperprecio- por las tetas a misses, novias de futbolistas, presentadoras…). A nosotras, se nos ocurría que quizá eso explique porqué siempre se las sujeta mientras se opina encima en Sálvame… Pero además del hondo calado social y la repercusión sobre el EURIBOR que seguro tendrá la renovación de tetas de la ilustre y culta dama catódica, a mí el tema me interesa; y me interesa tanto que no hace mucho publiqué una novela basada en la cirugía estética (Sexo, Amor y Cirugía, que ganó el Premio Novelia 2009).

Hoy justo la escucho decir en Sálvame que se va a cambiar sus tetas de 10 años de edad, aunque dice que las tiene perfectas y que ha tenido la suerte de que no se le han roto.

Al hilo de esto, yo me acerqué hace unos días a entrevistar al Doctor Federico Mayo, Cirujano Plástico y Miembro de la SECPRE. Aunque realiza cualquier tipo de intervención (desde lifting a liposucciones), es experto en cirugía mamaria secundaria (la que implica sustitución de prótesis por cambio de talla, por encapsulamiento o rotura de las previas, etc., así como en pacientes que han sido mastectomizadas por causa de cáncer). El doctor Mayo comenta el problema:

Dr. Mayo.- Las prótesis PIP se fabrican en Francia desde los 90. Cuentan con la aprobación de la CEE para exportarse. Por ello se han implantado en Europa, en países de Sudamérica y en Oriente Medio. El mayor número de pacientes con implantes PIP está en Francia y dentro de España, en la zona de Levante, en Valencia. Las prótesis PIP eran un producto homologado que el cirujano compraba en el mercado “oficial”, dentro de los circuitos de distribuidores médicos: no se conseguían en mercadillos ni en el mercado negro, sino con todos los beneplácitos de la Administración. Entiendo que el cirujano ha sido igualmente víctima del timo o del fraude, porque son las autoridades quienes lo han autorizado y han dado permiso para que sea implantado.

El problema surge a partir del 2005 cuando el fabricante de las PIP empieza a distribuir unas partidas que se rellenaban con materiales no homologados (silicona industrial), más baratos y menos resistentes. La consecuencia de esto fueron roturas precoces de los implantes, con las quejas de las pacientes y la sorpresa de los cirujanos. Cuando se empezaron a detectar esas roturas, se decidió investigar a la casa fabricante de las prótesis, en Francia.

Las mujeres que llevan implantes anteriores a 2005, y que a fecha de hoy, esas prótesis no se han roto, es decir, han pasado 10 años y no se han deteriorado, parece razonable pensar que están bien fabricadas, porque las no homologadas son las que se rompían pronto, dentro de los dos primeros años.

¿Qué sucede con el gel de silicona fraudulento, una vez se ha roto la prótesis? ¿Qué riesgos hay para la mujer, qué le pasa al niño que ha mamado de ese pecho?

Probablemente nada. Es muy probable que no haya efectos ni cancerígenos, ni malformaciones en el feto, o problemas en el embarazo… Ya habrían aparecido estos casos y se habría desencadenado una alarma social. Sin embargo no se ha registrado que la presencia de las PIP defectuosas esté asociada a ninguna enfermedad a día de hoy. Lo que sí es cierto es que como se rompían y se rompen, y como además el material del que están fabricadas no está homologado, no es del todo seguro que pueda estar dentro del cuerpo.

Responsabilidades:  ¿quién es el responsable de todo esto?

El fabricante y la Autoridad Sanitaria que lo ha garantizado. Hay sospechas de que antes de realizar las inspecciones sanitarias, le avisaban. Es decir, es posible que haya implicados, yo no lo sé, ni lo puedo asegurar, pero se comenta que en este fraude no sólo está implicado el fabricante, por lo que la responsabilidad, opinio, debe de ser del Gobierno y de las autoridades de Farmacia de Francia. Es un problema de Salud Pública que afecta a pacientes de toda Europa y de otros continentes y debe responder económicamente, lo digo como cirujano y como opinador libre, el fabricante que las producía y el país que las autorizaba.

¿Se ha podido cuantificar e identificar con exactitud a las pacientes portadoras de los implantes PIP defectuosos?

Es muy difícil. Se oyen cifras muy dispares. Se habla de 20.000 implantes lo que serían 10.000 mujeres, pero no se puede comprobar. Y como la fábrica está cerrada, han destruido los documentos, el registro ya no existe… No se puede saber exactamente cuántas pacientes están afectadas. El Ministerio de Sanidad ha pasado un cuestionario a todos los Cirujanos Plásticos para que informemos del número de pacientes que tenemenos con esas prótesis. En cuestión de meses se sabrá la cifra de mujeres operadas por cirujanos plásticos, pero no hay constancia de las demás: le vendedor de implantes los vendía a no cirujanos plásticos también. Y a esos no les va a preguntar nadie. Hay muchas mujeres operadas por medicos que no tienen la especialidad de Cirugía Plástica. Existe otro porcentaje de casos, no muy alto, que son las pacientes mastectomizadas (casos de cancer de mama) que recibieron tratamiento en la Seguridad Social y que ahora está respondiendo y está cambiando los implantes. En la medicina privada no hay cobertura de la Seguridad Social, no puede llegar a todo…

¿Hay alguna medida por parte del colectivo médico, de los cirujanos capacitados para poner soluciones?

En general en colectivo de Cirujanos Plásticos ha diseñado unos programas especiales para que estas pacientes puedan asumir la reintervención con unos costes inferiores a los que sería en una reintervención “normal”, pero aquí cada uno en su consulta hace y deshace como quiere. No hay normas fijas, sí que hay una recomendación de la Sociedad Española de Cirugía Plástica que dice que no es obligatorio recambiar las prótesis, que recomiendan el seguimiento, pero que si la paciente tiene temores fundados la recomendación es recambiarlas. Dice que si las prótesisi están rotas hay que recambiarlas y que si las prótesis están bien y la paciente se encuentra bien, se haga un seguimiento cada seis meses. También se está evaluando la redacción de un protocolo de explantación, es decir, que con cada prótesis que se explante se realicen una serie de pasos fijos para llevar un control. Habrá que fotografiar los implantes, analizar la cubierta, análisis anatomopatológico del líquido que rodea el implante y de la cápsula periprotésica, pero aún no se ha decidido. Habrá un registro donde figurarán las personas reintervenidas y un formulario donde se relejará el estado de las prótesis.

A través del ecógrafo y de la resonancia magnética, se detectan fugas en los implantes: hay silicona en la zona de las axilas…

Hay fugas de silicona que se instala hacia los ganglios axilares y eso hay que quitarlo con cierto carácter de urgencia.

Como experto en cirugía mamaria secundaria, ¿te has visto en la situación de tener que operar a pacientes con prótesis PIP?

Tengo varias pacientes esperando ser operadas. Personalmente no he puesto nunca unas prótesis PIP. Me podía haber pasado y puede pasarle a una persona que trabaje con honestidad. No es un problema de que el cirujano haya trabajado mal. En su día opté por otras marcas para trabajar y ésas no han dado problemas, conviene aclararlo. En cuanto a pacientes que vengan con prótesis PIP de otros cirujanos, tengo algunas ya. Y es de suponer que en los próximos meses tendré más, porque es probable que las mujeres quieran ir cambiando las prótesis, bien por sus propios medios, bien por la Seguridad Social.

 

Agradecimientos al Dr. Federico Mayo.

INSTITUTO DE CIRUGÍA ESTÉTICA Y PLÁSTICA

C/ Claudio Coello, 126 esc. A Bajo Izqda.
28006 Madrid
Teléfono: 91 411 93 19
Fax: 91 411 8114
Correo: info@doctormayo.es