We-vibe

Hubo unos años durante los que trabajé en televisión, como ejecutiva, ocupándome de los contenidos premium (es decir: de pago, como las películas de estreno para de PPV, el cine para adultos, los eventos deportivos…). Recuerdo que llegaba la navidad y que para hacer un promocional de los servicios de cine para adultos gay, redacté un texto para la voz en off que locutaría un doblador profesional. No era mi trabajo, pero como me meto en todo… Eran cuatro líneas muy punkys tipo: “En esta época en que la casa se llena de paquetes y de bolas” y guiños como: “¿qué te gusta más: dar o recibir?”. Después de grabada y montada empleando fragmentos de películas X, mostrando chulazos en calzoncillos y algún detalle navideño, me la censuraron y no pudimos emitirla; pero nadie sabe cómo nos lo pasamos haciéndola. Y en efecto, “paquetes” con regalos y “bolas” de navidad llenan ya calles, tiendas y oficinas, y muchos hogares. Siempre digo que para una noche, para una broma o en plan de urgencia, podemos encontrar cualquier detallito para disfrazarnos o para darle un toque picante a la velada comprando cualquier cosa en las tiendas de chinos pero… no es lo mismo. Ya decía mi padre que hay una vida más barata pero no es vida… Prepárense porque las ideas de regalos navideños que pueden venir de mí no incluyen ni la freidora, ni la plancha, ni jerseys de ochos con cuello vuelto (por guapetones que estén algunos con ellos puestos). Dejen que les cuente algunas bienintencionadas recomendaciones de gasto superfluo para que Uds. las disfruten individualmente o con quien, por desgracia a veces, menos se lo merece.

Les iré sugiriendo artículos para que nadie pueda alegar esa mamarrachada de “no sé qué comprar”… para mí, sólo hay una frase peor: la de “te debo tu regalo de cumpleaños” que yo interpreto y traduzco como: “ah, bien, que no te ha dado la gana perder un minuto ni gastarte un euro en mí” y con lo rencorosa que me he vuelto… Pero vamos, que para bien de la Humanidad (y aburrimiento general) no todas las personas son como yo.

Hay asuntos que ni salen en el ¡HOLA! ni las publican en el BOE y es así que en una boutique erótica he descubierto que We-vibe ya está disponible en su ¡3ª versión! Todo un ejemplo de superación y de gasto en I+D, ¿no? Dejen que les diga que está considerado el Mejor Juguete Sexual y el producto más innovador en Venus/Berlín 2008. Realizado en una silicona carísima, de las que logran “tacto piel”, el juguetito tiene forma de U, por lo que les tranquilizo: si pulula por a casa, nadie se va a escandalizar; y no van Uds a protagonizar la típica escena de: frenazo del autobús, bolso que se cae y se abre, dildo realista que aparece como un tótem -ése en forma de pene de 25cm curvo y con venas que se mueve a 5 velocidades, que por otra parte, es imprescindible en la vida moderna-). El we-vibe dispone de dos motores de vibración sincronizados; recuerden su forma de U: introducido en la vagina uno de los extremos, se aplica sobre el punto G y el otro, se coloca sobre el clítoris. Lo mejor: proporciona oragasmos de  traca en cuestión de segundos. Como ya nos conocemos y al final, nos gusta conocer gente… sepan que cabe usarlo durante la penetración, lo que hará que el pene note la vibración y se estimule simultáneamente. Sin botones ni clavijas visibles, no araña. Se maneja fácilmente a base de presionar las hendiduras de un extremo (se enciende, apaga y cambia de ritmo simplemente apretando en unas marcas casi imperceptibles). Tiene 7 modos de vibración. Se carga en la red y por su diseño, queda completamente sellado y no se daña al lavarlo. Lean instrucciones de uso.

PVP de We-vibe: entre 98 € que cuesta el modelo inicial y 140 € del última generación, que incluye mando a distancia… ¡Ver para creer!

Vean el vídeo que explica cada detalle (es en inglés).

With my best wishes. Gasten en paz y recuerden mi propia frase: Las chicas buenas van al cielo. Las malas van a todas partes. Y las aún peores reciben depiladas.