Twittergrafía. El arte de la nueva escritura

A estas alturas, si les digo que las redes sociales se han colado en nuestra realidad hasta el punto de constituir, para muchas personas, el escenario donde desarrollan una vida paralela, no les descubro demasiado. Las hay profesionales (linkedin, xing, viadeo, a small world, slideshare), de corte generalista (facebook, tuenty, twitter), específicas para “encontrar pareja” (meetic, match, edarling) o directamente para un encuentro sexual inmediato (badoo, ashleymadison, yunu).

Hoy me centraré en twitter porque hace unos días acudí acompañada de Mr Big a la presentación del que va a ser el bestseller sobre el tema. Escuchamos a los autores y a Eva Hache como conductora de la presentación, nos compramos varios ejemplares (de hecho, el mío me lo regaló Mr Big) y fuimos a intercambiar pensamientos, que no fluidos, después de que nos los dedicaran. Desde los futbolistas a los cantantes más famosos y perseguidos, a los líderes políticos y religiosos, todos y todas, en cualquier país del mundo, disponen de un perfil en twitter donde de un modo más o menos medido, recaban comentarios y opiniones de sus fans y seguidores al tiempo que exponen sus noticias, anécdotas, fotografías y vídeos, sus contactos personales y familiares o profesionales, así como sus aficiones, suscripciones, filias y fobias ante quien quiera asomarse. Internet nos facilita una especie de segunda existencia simultánea, una vida virtual, que no necesariamente virtuosa, y cómoda: sin mover el culo del sofá.

 

Los informativos y la prensa en general, así como la opinión pública, se hacen eco de noticias que los propios protagonistas revelan en sus perfiles. Hablo de rupturas, de nuevas parejas, de maternidades, infidelidades, escándalos descubiertos y divulgados en primicia… ¡en twitter! Al respecto, Mario Tascón, experto del mundo online, que dirigió las versiones digitales de El País y de El Mundo, y coautor con Mar Abad de Twittergrafía. El arte de la nueva escritura”, contesta: <<Hay muchos ejemplos. Desde la relación casi pública que mantienen Demi Moore (@mrskutcher) y Aston Kutcher (@aplusk) y sus devaneos y separaciones que siempre son tuiteados, al mensaje privado que se le escapó en público al Ministro de Industria francés, Eric Besson, dedicado a su mujer>>. Y no olvidemos las fotos de Piqué y Shakira, publicadas por ellos mismos o los “vaciles” de Gutti y Paula Vázquez, etcétera. La red, a nivel emocional, se diferencia del mundo real en que se puede operar en la distancia, sin contacto físico y, si se quiere, desde el anonimato: “En la red nadie sabe que soy un perro”, copio del libro. Y: <<Twitter es otro sistema más de contacto virtual que estamos todavía desarrollando. Facilita interacciones que no serían posibles en el mundo físico (por distancia geográfica, social, educativa o económica) y ayuda a vencer la timidez del contacto presencial, ya que el virtual es más liviano y menos comprometido. Por otro lado pueden darse relaciones muy fuertes al eliminarse algunas de las barreras que en el mundo real pueden sujetar más tiempo la imposibilidad de profundizar en una relación>>.

Para crear un perfil basta conectarse a twitter.com, elegir un nombre de usuario y una contraseña. Así de fácil. Sobre los peligros de su uso, apunta Tascón: <<Twitter tiene los mismos riesgos que cualquier otro tipo de cuenta virtual. Si uno no es cuidadoso con las contraseñas (eso de 1 2 3 4 está muy visto) cualquiera puede entrar y sacar cualquier secreto. Hay que ser un poco desconfiado de todas esas ofertas que nos prometen descubrir quiénes han dejado de seguirnos a cambio de dar nuestro nombre de usuario y password. Con unas precauciones básicas estaremos más tranquilos. Estar pendiente de acosadores, pederastas, potenciales personajes peligrosos es tarea de educación de la propia Red>>. Aquí funcionan los mismos consejos que en la vida real. No debemos aceptar citas sin avisar a algún amigo de dónde iremos y sin tener seguridad de quién es la persona con la que quedamos. Tascón añade: <<El peligro está más en el mundo físico al que llegamos desde el virtual, salvo con el dinero y los mensajes que también peligran en el nuevo>>.

En efecto, internet ha cambiado nuestra manera de actuar, y sobre esto, abunda Emilio Márquez, experto en redes sociales: <<La red ha cambiado nuestra manera de entender las relaciones sociales. Ahora no llamamos por teléfono al grupo de amigos para quedar; nos vamos directamente a Facebook o Tuenti y creamos un evento. Piensa, además, que antes en fiestas caseras rara vez se tomaban fotos. Ahora se toman y en cantidad. Y no quiero profundizar ya en otros aspectos como la recuperación de amistades perdidas en el tiempo. Sobre el anonimato en la red, creo que está en retirada. En las redes sociales “normales” estamos perfectamente identificados y no somos anónimos. La única protección que tenemos es ser nosotros mismos>>. Sobre el tema de la imagen, la frase “nadie es tan feo como sale en su foto del DNI ni tan guapo como se ve en su perfil de facebook”, apunta un hecho a tener en cuenta, a la hora de ligar.

Existe un protocolo, unas leyes más o menos escritas y/o conocidas por los usuarios de internet. Emilio Márquez, apunta: <<Hay que respetar unas normas básicas al comunicarnos online. En casa no nos gusta que nos griten. En Internet debemos evitar las mayúsculas porque causan sensación de grito o enfado. Comprendo y acepto que los emoticonos son un lenguaje propio en Internet, pero no apruebo el sobreabuso de estas imágenes tan simpáticas. Un emoticono apoya nuestra conversación, aporta datos de interés, pero no puede convertirse en el único elemento de la misma. Vamos a dar sensación de infantiles. Y sobre todo cuidar la ortografía y la gramática. Recordemos aquellos buenos consejos de los profesores en la escuela, utilizar un complemento de corrector ortográfico en nuestro ordenador es muy recomendable>>.

Recomendaciones para neófitos de twitter (“Twittergrafías”):

  • Citar (retuitear) es el acto más educado y correcto.
  • No retuitees al que retuitea. Cita la fuente original y, si quieres, a quien te ha puesto sobre aviso con un “via @nombredeusuario””.
  • Si modificas un tuit que estás retuiteando adviértelo al menos con MT (Tuit Modificado).
  • No pidas que te retuiteen ni que te sigan. ¡Suena horrible!
  • Intenta contestar los mensajes que te mandan. Esto es una conversación.
  • Tenemos la maña costumbre de escribir en M A Y Ú S C U L A S cosas minúsculas.
  • En Twitter la conversación está abierta. No hace falta que saludes cada vez que entras.
  • El silencio es muy importante. Hay que saber escuchar y cuándo hablar.
  • No abuses de tu influencia en los debates.
  • Ten paciencia con los demás.