David Gandy

Cuando me dicen algunas que a ellas les gustan feos yo pienso en David Gandy y miro hacia el suelo. <<Ya… Seguro>>. Y me río. Y me retuerzo por lo avariciosa de piel tersa, cuerpo niquelado y testosterona que debo de parecerles. Y que soy. Y me acuerdo de que la belleza está en el interior. Y reconzoco, intranquila, que a mí con la suya externa, ya me llega. Y que me incluyo en ese medio planeta que sueña, que soñamos, con el chulazo de ojos azul turquesa y bañador blanco que se baña con una en el anuncio de Dolce&Gabbana, firma para la que trabaja desde que lo ficharan hace años y capaz de decicarle un libro recopilatorio de las fotos de las campañas del muchacho.

Amén de ser imagen de las marcas más powerful y de escribir un blog en Vogue UK (¿ven como somos almas gemelas?) acaba de ser contratado para el lanzamiento de Martini “Luck is an attitude”. Eso digo yo. Ojalá. Y ojalá en vez de clonar a la oveja Dolly, tomaran éste y otros especímenes (Darek, Miguel Angel Silvestre, Álex García, etc.) y los soltaran a indignarse en la Puerta del Sol.