Bragas de castidad

Este post nace de una broma, casi. Les cuento: me he comprado un cinturón de castidad. Sí, de forja, con cerrojo y llave… de esos que dan miedito. Sucedió el otro día, un domingo, yendo por el Rastro de Madrid, parapetada tras unas gafas de sol XXL y con aspecto de no poder sobrevivir a […]