Glory Hole

Recibo una nota de prensa con el señuelo: GLORY HOLE, y claro, me saltan las alarmas. ¿Cómo piensan hacer una obra escénica basada en semejante concepto? Sepan Uds. que “Glory Hole” no es el último temazo de Madonna y que tampoco estamos invocando una plegaria… Con este (también) anglicismo nos adentramos en ese morbosísimo mundo de los cuartos de baño, y no para fregarlos precisamente… Cuando uno tiene un desconchón en casa, o se despega una baldosa, lo suyo es llamar corriendo a un “ñapas”, pero si esto sucede en un baño público, en vídeo-cabinas o en una discoteca… la utilidad del boquete es otra. Glory Hole es ese orificio de la pared del baño por el que puede aparecer desde un dedo a un pene, mientras Ud. visita el WC. Dicho así, podría parecer el Gran Hermano o un poltergheist… Sin embargo, en realidad el “agujero del amor” es uno de los planos y recursos más utilizados en porno (gay sobretodo) y casi un clásico de las noches urbanas. Cuando alguien mete su miembro por estos orificios espera una generosa fellatio o practicar sexo anónimamente, así que no le pidan el teléfono a la salida.

Retomo: el caso es que con semejante título, no dudé contactar con la responsable de la performance Regina Fiz para pedirle detalles y pormenores al pormayor. Aquí mismo, abajo las tienen. En realidad, hay cosas que son p’a verlas.

¿Cuál es la idea de base, en qué consiste Glory Hole? ¿Qué es, de qué trata y de dónde parte la inspiración?

Es muy difícil establecer una relación con mi trabajo sin reflexionar sobre mí misma, mi cuerpo y la relación de este con el entorno y el espacio que habita. Para Glory Hole parto de la premisa de que la idea de hogar es variable. “He dejado muchos pedazos en muchos sitios. Lo sé. En cierto modo la idea de hogar es variable. No está necesariamente relacionada con un lugar” (Renée Green).

Regina es un resultado y también un proceso. Es el resultado de una vida, de una experiencia de vida en constante lucha conmigo misma y con las normas. La rebelión hacia mi cuerpo y lo que me rodea me lleva a la aceptación de la lucha hasta convertirla en proceso. Un proceso que se materializa a través de mis piezas.

La lucha de Regina tiene su origen en la dificultad que representa como ser humano, querer ejercer la propia identidad. Afirmar mi identidad se convierte en un problema, un problema que se transforma en lucha política. Reivindicar un espacio y una forma de vida frente a alguien o algo es una acción política.

Glory Hole es una pieza más en esta búsqueda, en el descubrimiento de mí misma, mi sexualidad, mi identidad, los signos que me habitan, la simbología que me acompaña, los fetiches, los monstruos que respiro… Glory Hole nace de lo más profundo, de la voluntad de romper tabúes, la necesidad de crear otro posible hogar dentro del espacio artístico, un espacio habitado por mí y que se enfrenta a una sociedad burguesa, censora, hipócrita, atrofiada. Frente a esta sociedad muestro mi intimidad, mi cuerpo, mi sexualidad, mi espacio más íntimo, habitado desde lo privado y en comunión compartida con el espectador.

Cada vez me gusta más colaborar con otros artistas, buscar nexos, apoyarnos mutuamente para dar forma a nuestras necesidades. El espacio que habito en Glory Hole está creado por el escultor Sebas Beyro. Es fruto de un diálogo común. Colaboran conmigo La Juguetería, que me ha ayudado a definir el vestuario, y la galería La Pieza que articula este proyecto y lo presenta. He iniciado mi relación con La Pieza el pasado mes de febrero cuando acogieron First Colection. Con Glory Hole damos continuidad a nuestra relación y afianzamos lazos para generar nuevos trabajos en solitario y vinculados a otros artistas habituales de La Pieza. Siento que mi trabajo encaja en el proyecto artístico de este espacio y también se complementa con el de otros artistas que exponen obra en él.

 

¿Es para todos los públicos? Razones para ir a verla.

Creo que mi trabajo es para todo aquel que quiera vivir una experiencia personal a mi lado. Cada espectador puede relacionarse conmigo de un modo totalmente personal, puede ser un sujeto activo dentro de mi trabajo y formar parte del mismo hasta donde decida. Si tu pregunta se refiere a si mis piezas deben llevar el sello de mayor de 18 años, no se qué decirte, hay mentes de más de 18 que no quieren ni deben ver este tipo de trabajo y hay gente con menos de 18 que está perfectamente preparada para acudir a una experiencia como Glory Hole.

Me gusta que mis trabajos dejen una huella, me interesa el rastro, la impresión, el recuerdo que vuelve una vez has vivido la experiencia y te hace recordar. Esto siempre va a depender del grado de implicación y entrega de cada espectador, de su individualidad. Como bien dice Maria Eichhorn “Las cosas no son objetos estáticos representan procesos sociales e institucionales y están sujetas a un cambio continuo, incluso en la forma de ser definidas”.

HOY, JUEVES 23 JUNIO ESTRENO

GLORY HOLE

24, 25, 30 JUNIO | 1 Y 2 JULIO SEMANA ORGULLO GAY

17.00 – 22.00H – QUEER TIME -

PERFORMANCE INSTALACIÓN

GALERÍA LAPIEZA. C/ LA PALMA, 15. MADRID.