Trastornos de la eyaculación

Un joven preocupado tras su primera experiencia sexual, decide ir al médico a explicarle su situación:

- Mire, Doctor, tengo un problema grave…

- Explíqueme de qué se trata.

- Pues verá Ud , es que el otro día tuve mi primera experiencia y al llegar al orgasmo eché un líquido blanco, viscoso…

- Y ¿cuál es el problema? ¿Qué esperaba Ud. echar?

- ¡Joder! ¡Pues polvos, como todo el mundo!

Es un chiste que una amiga me mandó y que sabía que algún día me apropiaría. Si hablamos en serio, y entrando ya en materia, les propongo -más bien impongo, pero Uds. me lo perdonan- hablar de trastornos de la eyaculación. Se consideran tales en los siguientes casos:

* Eyaculación retardada o aneyaculación: situación en la que él está excitado y en erección durante horas pero no logra eyacular. Puede causarla puntualmente el consumo de alcohol o drogas. Si eyacula masturbándose o si tiene poluciones nocturnas pero en pareja no logra eyacular, podría deberse a un trauma infantil o a un problema psicológico (estrés, ansiedad, presión, miedo al embarazo o pudor). Tipos: relativa o absoluta –cuando se produce tanto a solas como con una pareja-.

* Eyaculación retrógrada: cuando la uretra se cierra, se contrae, y el semen se redirecciona hacia la vejiga y no sale del organismo hasta la siguiente micción. En esta “complicación”, no enfermedad, interviene la próstata o el sistema nervioso central.

Aparte de que en el primer caso el trastorno impide la consecución del ansiado orgasmo, ambas situaciones pueden afectar a la capacidad reproductiva, reduciendo o anulando la posibilidad de embarazo. En ambos casos, se debería acudir a un especialista.

* Orgasmo seco o inhibido: se produce el orgasmo sin expulsión de esperma. Sucede en los casos de extirpación de próstata, de eyaculación retrógrada, agotamiento seminal (por previas eyaculaciones sin mediar período refractario), en varones prepúberes que aún no eyaculan y, voluntariamente, aplicando técnicas específicas.

Por favor, no dejen de enviar sus comentarios. Como diría Andrea Caracortada: <<Esto, o algo peor, podría haberles pasado a ustedes>>. Ya les contaré mi resumen de las dos fiestas a las que fui esta noche. Ahora, toca mirar esta Luna.