Loving Iker Casillas

En breve, hablaremos de los celos. Hoy les adelanto un modo infalible para evitártelos. En rugby lo llaman placaje y en otras disciplinas, sería equivalente a despejar la zona o el área. Yo paso de los deportes pero si no comento lo de Casillas y la Carbonero, reviento. Les adelanto que sé de esto desde que sucedió (filtraciones, goteras, llámenlo X…). La noticia, si es que a este rumor se le debe dar este tratamiento, se resume más o menos así: Crisis en el Paraíso. Estaba Iker Casillas de vacaciones en Méjico y tenía a varios periodistas esperando para concederles una entrevista. Hasta ahí, todo normal. Quiero decir, que hasta yo le entrevisté hace un par de años… La cuestión es que ahora viaja con Sara Carbonero, y que ella, por lo que leo y me han contado, en cuanto vio a la presentadora del programa ‘Fútbol para todos’ del canal de televisión Fox Sports, un pedazo de mujerón de agárrate y no te menees, la conocida (allí) Gaby Elizalde, decidió ejercer su derecho (?) de veto, ni corta ni perezosa. Y sin mancharse las manos, nada de mujer a mujer, o de periodista deportiva a periodista deportiva, o de choni a choni. Guárdenos Dios de las aguas mansas.

Aquí la ven, y aquí lo explica ella.

Muchas páginas deportivas y de cotilleo publican la noticia, con titulares tipo “¡Lo que se perdió Iker!”, o “La guerra entre Sara Carbonero y Gaby Elizalde“, aventurando incluso la ruptura de Iker y Sara. Casi todas las reseñas recogen la frase que la propia Gaby publicó en su twitter: “Mujeres no sean celosas de sus novios. Sean seguras”. Ya claro, estando así de tremenda, puede la moza regalar consejos de autoestima, ¡cómo es la Elizalde!

Yo, que valgo más por lo que me callo que por lo que confieso, he de admitir que trabajando como periodista he vivido situaciones de alto voltaje, que trascienden la mera entrevista y continúan tras apagar la cámara/grabadora interpuesta entre el personaje de turno (sea actor, torero, deportista, fotógrafo, músico…) y servidora. Y si yo lo sé, Sara más, que para eso es mucho más guapa, guapísima, la reguapa de la tele.

Y a mí que me recuerda a la reacción de la Baronesa Thyssen respecto de Blanca Cuesta… Sería lo del “te miro y me veo en tus ojos”, (per)versionado en un “te miro, me reconozco y te sacaba los ojos”. Pero vean Uds. más fotos de lo rebuena que está la otra y cuánto les quiero que les dejo este enlace.