¿Qué tienes, gripe o un catarro?

La epidemia de gripe ha sido este año más larga e intensa que otros. Aún estamos a tiempo para saber cómo prevenir, tratar los síntomas y evitar contagios y recaídas reforzando nuestro sistema inmunológico.

1. ¿Qué provoca el virus de la gripe?

La gripe es una enfermedad respiratoria contagiosa provocada por los virus Influenza de los que existen tres tipos A, B, y C. La mayor parte de las epidemias de gripe se deben al virus de la gripe tipo A, mientras que el tipo B y C son más benignas.

2. ¿Cómo se contagia la gripe y cómo evitarlo?

El virus se transmite a través de las partículas de saliva que expulsamos al estornudar, hablar o toser. Si se está cerca, y las gotitas se evaporan, el virus está en el aire y es fácil que, al respirar, rápidamente llegue a los pulmones. Para evitar esto, es necesario permanecer alejados de las personas enfermas –al menos 2 metros– y si estamos enfermos, quedarnos en casa. Además, es importante lavarse las manos a menudo con agua y jabón; y limpiar bien y desinfectar las superficies expuestas al contacto con los enfermos. El sol en la habitación facilita su desinfección. Los tiempos de contagio más frecuentes son: los adultos pueden contagiar a los demás a partir de 1 día antes de que los síntomas se desarrollen, y hasta 5 a 7 días después del inicio de la enfermedad. Los niños pueden contagiar el virus incluso durante más de 7 días. Los síntomas comienzan de 1 a 4 días después de que el virus entre en el cuerpo. Esto quiere decir que se puede contagiar la gripe a otra persona antes de saber que se está enfermo, y también mientras lo esté.

3. ¿Cuáles son los síntomas?

• Fiebre* o sentirse con escalofríos. (algunas personas no tienen fiebre)
• Tos
• Dolor de garganta
• Mucosidad nasal o nariz tapada
• Dolores musculares y corporales
• Dolores de cabeza
• Fatiga (cansancio)
• Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos.

4. ¿Es la gripe diferente del resfriado o catarro?

Sí, la gripe es diferente al resfriado. El resfriado también está causado por un virus –Rinovirus o Coronavirus- y cursa con una infección leve de nariz y garganta, y febrícula. Los síntomas aparecen en dos o tres días, duran de tres a cinco días, y desaparece rápidamente. Los niños suelen sufrir más resfriados que los adultos, por el mayor contacto físico entre ellos y por la inmadurez de su sistema inmunitario.

5. ¿En qué condiciones meteorológicas se dan las epidemias de gripe?

Según un artículo publicado por la revista National Geographic  se han realizado estudios científicos que manifiestan que el virus de la gripe se transmitirse mejor y contagia a los individuos cuando hace frío y poca o mucha humedad. Las condiciones para la epidemia de gripe se dan cuando la temperatura oscila alrededor de los 5º C y el índice de humedad es del 20-35%

El virólogo Peter Palese, de la Escuela de Medicina Monte Sinai (Nueva York) y científicos del Instituto Politécnico de Virginia y la Universidad Estatal de Virginia han realizado estudios en el que concluyen que el secreto tras los patrones claramente establecidos de gripe durante el año es un combinado de humedad y frío. En las regiones templadas alcanza su máximo nivel de contagio durante el invierno y en los lugares tropicales coincide con la temporada de lluvias.

Al transmitirse el virus a través de las gotitas que se producen en la nariz y salen al estornudar o toser, se vio que la humedad determina la viabilidad del virus, pues controla la evaporación, de acuerdo a la concentración salina, de las gotas microscópicas de saliva que transportan el virus. Cuando la humedad es baja -20-35% – (como en los inviernos secos) las gotas producidas al hablar, toser o estornudar se evaporan por completo y el virus prolifera en el aire dónde es fácilmente ingerido por otra persona. Es cuando la humedad alcanza niveles moderados (84%-50%) que las gotitas no se evaporan del todo y el virus, atrapado con otras sustancias químicas, no puede propagarse. Los mayores índices de contagio, según los experimentos, ocurren a una temperatura de 5ºC. En ese caso, basta con hablar, toser o estornudar para enviar los virus al aire y que otros individuos puedan inhalarlo. Sin embargo, cuando el mercurio marca los 30ºC, la transmisión del virus es inexistente. Una posible explicación, dice el investigador del Mount Sinaí Peter Palese, es que las condiciones de mayor estabilidad para el virus son las bajas temperaturas y con poco vapor de agua en la atmósfera. Otra motivo es que, cuando hace frío, las barreras físicas que nos protegen de los microorganismos, como la membrana mucosa de la nariz, pierden.
Además de abrigarnos, un humidificador puede ser el aparato estrella contra la gripe.
gripe 2 EFE6. ¿Es bueno vacunarse? ¿La vacuna es eficaz?

Es opinión general en el ámbito sanitario que la mejor forma de combatir la gripe es la vacuna antigripal, puesto que con las campañas de vacunación se evita que enfermen los que tienen más riesgo que, además, pueden llegar a sufrir complicaciones graves o evitar que no se infecte un alto número de personas y se disemine el virus.

La protección que da la vacuna contra la gripe utilizada este invierno es menor que otros años, según ha manifestado el Centro para el control de enfermedades y prevención del gobierno norteamericano. Este año el virus mutó después de que se hubiesen hecho las vacunas para el hemisferio norte, lo que ha disminuido su eficacia notablemente.

7. ¿Cómo se trata la gripe?

Si no acudimos a fármacos antivirales, de la gripe nos cura nuestro propio sistema inmune, pero es necesario tratar los síntomas. En la mayor parte de los casos basta con un tratamiento sintomático de la fiebre, los dolores musculares y el dolor de cabeza, según indican en la Clínica Universitaria de la Universidad de Navarra. Este alivio sintomático permite llevar una vida relativamente normal y activa mientras nuestro sistema inmunitario consigue eliminar los virus. Tanto el resfriado como la gripe son causados por virus, entonces no se necesitan antibióticos.

Los más utilizados, bien de forma individual o en combinaciones, son los analgésicos antipiréticos, descongestivos y antihistamínicos. Está demostrado que la mejor opción son las combinaciones para evitar tomar un medicamento para cada síntoma: es más cómodo y barato.

Analgésicos antipiréticos: se usan para aliviar la fiebre, el dolor de cabeza, de garganta, y el malestar general. El más utilizado es el paracetamol, por su eficacia y su seguridad, en dosis de entre 500 mg y 1 gramo. También se usa ibuprofeno, ácido acetilsalicílico y salicilamida, pero con mucha menor frecuencia. Hay que tener muy en cuenta que el ácido acetilsalicílico no puede usarse en menores de 16 años.

Descongestivos: pueden aplicarse vía tópica en forma de aerosol o nebulizador nasal o vía sistémica, con formas orales. Su acción se basa en la vasoconstricción de la mucosa nasal de manera que se desinflama y permite respirar mejor. Las formas tópicas actúan rápidamente pero puede producir una congestión nasal de rebote. Las formas orales no presentan este inconveniente y aunque su acción es menos intensa y más lenta, es más duradera. Uno de los principios activos tópicos más usados es la oximetazolina y dentro de los orales su usan con preferencia la fenilefrina y la pseudoefedrina.

Antihistamínicos: el motivo de su uso en las combinaciones de estos medicamentos es su acción de alivio de la rinorrea. Disminuye la cantidad de moco segregado. El más usado con diferencia sobre todos los demás es la clorfenamina.El inconveniente que pudiera tener el antihistamínico en la fórmula es que produce somnolencia, sin embargo muchas veces se presenta como ventaja añadida ya que facilita el reposo necesario.

También se usan antitusígenos, mucolíticos, expectorantes y antisépticos bucofaríngeos, básicamente como medicamentos individuales, siempre que sean necesarios. La inclusión de estos principios activos en las fórmulas combinadas no es aconsejable, ya que las combinaciones así son muy complejas.
En cualquier caso, pedir información al farmacéutico puede ser necesario pues en casos concretos reducir el número de fármacos a tomar por un paciente puede facilitar el cumplimiento del tratamiento.

8. Medidas preventivas y paliativas

  • Lavarse las manos frecuentemente.
  • Protegerse del frío y evitar los cambios bruscos de temperatura.
  • No permanecer en ambientes cargados, ni donde haya mucha gente.
  • Usar pañuelos de papel al toser y estornudar para evitar que el virus pase a través del aire a otras personas.
  • El descanso es imprescindible. Aprovechar para quedarnos en casa y no salir de la cama. El Dr. Philip Tierno Jr., de la Universidad de Nueva York, explica que un buen descanso ayuda a que tu sistema inmune actúe mejor, acelerando el proceso de recuperación: “al mantenernos en reposo, el cuerpo puede dedicar más energía a combatir la enfermedad”, explica.
  • Beber abundante líquido, al menos 2 litros al día.
  • Lavar los ojos si hay lagrimeo, con suero fisiológico estéril, y hacer lavados nasales con suero fisiológico, agua marina, etc. para aliviar la congestión nasal.
  • Tomar correctamente el tratamiento dado por el médico o aconsejado por el farmacéutico. Evitar la automedicación.

9. Remedios Naturales

lomonesFrutas cítricas. El Dr. Mark Moyad, de la Universidad de Michigan asegura que la “La vitamina C fortalece el sistema inmunológico, ayuda al cuerpo a combatir la gripe y a evitar complicaciones, como la pulmonía”. La mejor manera de obtener esta vitamina es a través de las frutas cítricas.
Infusión de limón y miel. Una infusión caliente de limón y miel , con jugo y cáscaras, contribuye a combatir los síntomas del resfriado. La miel es un expectorante natural, ayuda a eliminar las flemas, y es útil para controlar y combatir las infecciones en la garganta, gracias a sus propiedades antisépticas. El limón tiene vitamina C, es antiséptico y antipirético. Para que actúe directamente en la garganta, haz gárgaras con una infusión tibia de limón y dos cucharadas de miel en media taza de agua.

Vaporizaciones de eucalipto. Abrir las vías respiratorias y aliviar la irritación de la garganta con vapor de eucalipto, que tiene propiedades expectorantes. Vacía agua muy caliente en una vasija amplia y agrega aceite u hojas de eucalipto. Coloca una toalla en tu cabeza para tratar de atrapar todo el vapor y poder respirarlo.

Líquidos calientes Un estudio de la Universidad de Cardiff, de Inglaterra, lo confirma: “Las bebidas calientes proporcionan alivio inmediato al flujo nasal, la tos, los estornudos y la irritación de garganta”.

0_remedios.gripe.9Sopa de Pollo. Un estudio de la Universidad de Nebraska confirmó lo que las abuelas ya sabían: una sopa de pollo te hace sentir mejor porque reduce la congestión y lubrica la garganta, aliviando la irritación. Además, contiene compuestos químicos semejantes a los antigripales, que ayudan a sanar más rápido.

Limpiar la nariz con solución salina. Según la Dra. Ann Mullen, de la Asociación de Educadores sobre Asma, irrigar la nariz con una solución salina ayuda a limpiarla de moco, mejorando la respiración, pero también ayuda a eliminar las sustancias alergénicas y a combatir las bacterias y virus que puedan alojarse en la nariz.

 Zinc. Tomar complementos de zinc, especialmente pastillas, ayudaría a reducir de manera drástica la intensidad de los síntomas del resfriado y la gripe. “El zinc tiene el poder de controlar los síntomas del resfriado y de reducir su duración a la mitad”, asegura el doctor Meenu Singh, del Institute of Medical Education and Research, en India.

Té verde. Un estudio realizado en Japón encontró que el té verde contiene catequinas, sustancias con propiedades antivirales que ayudan a combatir e incluso a prevenir la gripe. La mejor manera de aprovechar sus beneficios es hacer gárgaras: los expertos aseguran que así las áreas afectadas quedan mejor expuestas a los efectos antivirales del té.

Tomar el sol. Una vez que han pasado los síntomas tomar el sol y dar un paseo por zonas verdes reforzará nuestro sistema inmunológico y evitaremos la recaída.

10. Homeopatía: El Oscillococcinum

Dos estudios han demostrado que el remedio homeopático Oscillococcinum acorta y ayuda a reducir los síntomas de la gripe. El 63% de los pacientes que tomaron Oscillo mejoraron claramente después de 48 horas.

En conclusión: es difícil librarse de la gripe cada invierno. Lo que sí podemos hacer es prevenirla –vacunándose y evitando contagios-, tratar los síntomas, hacer reposo  y reforzar nuestro sistema inmunológico.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *