¿Puede un topper arreglar un mal colchón?

Mucha gente que tiene dolores de espalda podría simplemente acabar con ellos si cambiara el colchón de la cama. Los expertos aseguran que hay que hacerlo cada 10 años. El problema suele ocurrir que, cuando comienzas a buscar uno con suficiente calidad, los precios se disparan. Así que acabas por retrasar la decisión.

La buena noticia es que ahora en el mercado puedes encontrar un topper o sobrecolchón que evita que tengas que realizar el desembolso. ¿Pero, qué es exactamente esta joya que hará ahorrarte unos cientos de euros? Simplemente es un colchón con un grosor de al menos 5 centímetros. No sustituye al colchón pero si ayuda a que mejore su firmeza, adaptabilidad y dureza.

Existen en el mercado diferentes tipos en función de tus necesidades. Los de látex permiten aportar comodidad y confort ya que se adaptan al cuerpo. Suele mejorar un colchón de viscoelástica que, a veces, suele ser demasiado duro. También es ideal para los colchones que han perdido la forma o para colchones que no son demasiado buenos. El látex es ideal para las personas que tienen alergia a los ácaros.

El otro modelo más habitual en el mercado es el de viscoelástica. En este caso el cuerpo se adapta aun mas que con el de látex y al mismo tiempo permite que tu pareja tenga su zona independiente cuando existen diferencias de peso. Es ideal para reducir la presión del colchón en el cuerpo y libera la espalda o el cuello.

Pero también se pueden encontrar otros fabricados con lana y lino que son ideales para personas calurosas y que no les gusta la sensación de hundimiento y adaptabilidad que tienen los de viscoelástica. La cara de lana te proporciona abrigo en invierno y la de lino frescor en verano.

El de plumas es otro de los que se consideran naturales aunque solo te darán un extra de confort y sensación de frescor, pero no de adaptabilidad. Suelen ser más caros si son de plumón

Los sobrecolchones son ideales para alargar la vida de un colchón nuevo ya que le protegen del polvo y de las manchas. También son de gran ayuda para tu segunda residencia donde normalmente no hacemos un desembolso muy elevado en nuestros colchones e incluso te lo puedes llevar si alquilas una casa durante tu mes de vacaciones.

Lo mejor de este sistema es que puedes encontrar excelentes toppers desde unos 100 euros para cama individual y a partir de los 200 si es de matrimonio. En Ikea los llaman colchoncillos. Tienen uno barato de 50 euros pero no lo recomiendo porque esta fabricado con guata de poliéster y no tiene las propiedades de los que están fabricados con látex o viscoelástica que ya suben de los 100 euros.

En internet puedes encontrar grandes ofertas pero te recomiendo que te decidas por alguno que tenga al menos 5 centímetros de grosor y no te lances por el más barato si no por el que se adapte a tus necesidades.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *