Dieta depurativa: qué puedes y qué no puedes comer

Se acabó la Navidad. Nuestro estómago está hinchado, hasta parece que nos cuesta caminar. Los excesos de estas semanas se notan, por eso enero es el momento elegido por muchas personas para hacer una dieta depurativa y desintoxicativa que limpie el organismo. Este tipo de dietas están limpias de sustancias químicas, pero proporcionan los suficientes minerales y vitaminas como para aguantarla sin problemas para el organismo. Además, incorpora el máximo de antioxidantes para ‘limpiarnos’ bien por dentro.

dieta depurativa

No puedes comer

En un proceso depurativo como este hay una serie de alimentos que están totalmente prohibidos, especialmente el café y el alcohol, pero también los siguientes:

  • Alcohol
  • Café
  • Dulces y azúcares
  • Lácteos
  • Grasas “trans” (galletas, bollería, mantequillas, chocolate, fritos…)
  • Carnes rojas
  • Cerdo y embutidos
  • Aceites refinados
  • Cereales refinados (no integrales)
  • Pan (excepto en el desayuno)
  • Solanáceas (patata, tomate, pimiento, berenjena). Se deben consumir en cantidades pequeñas

Sí puedes comer

Si eliminamos los alimentos anteriormente citados, podremos comer de todo lo demás, aunque si bien es cierto, existe una lista de los productos verdaderamente recomendados y que mejores resultados nos darán a corto plazo. Son los siguientes:

  • Cereales integrales (aunque en pequeñas cantidades)
  • Frutas (excepto el plátano). Especialmente piña, uvas, peras, manzanas y kiwis
  • Alcachofas
  • Cardo
  • Cebollas
  • Rábanos
  • Aceite de oliva
  • Achicoria, escarola y endivia

piña dieta depurativa

Pero, ¿cómo se han de cocinar todos estos alimentos? ¿Basta con esta alimentación o hay que hacer algo más? Toda dieta depurativa y antioxidante debe ir acompañada de una serie de consejos:

  • Consumir, si es posible, alimentos de origen biológico y ecológico.
  • Consumir frutas en el desayuno, almuerzo y como sustituto de la cena. Aun así, tampoco es recomendable comer más de 4 o 5 piezas diarias.
  • Preparar los alimentos al vapor, hervidos o a la plancha.
  • Procurar no tomar alimentos fritos, congelados, precocinados, en conserva, etc.
  • Tomar algún caldo depurativo diariamente y fuera de las comidas (puerro, apio, cebolla, nabo, zanahoria, repollo).
  • Tratar de reducir la cantidad de alimentos a ingerir.
  • Evitar las situaciones de estrés.
  • Realizar una actividad física placentera.
  • Dormir un mínimo de horas para que el sueño sea reparador.
  • Beber mucha agua (mínimo 1,5 litros diarios).
  • Beber té verde o infusiones de kukicha, cola de caballo, diente de león o hinojo.

te verde dieta depurativa

Advertencias importantes

Un proceso depurativo conlleva a veces la aparición de síntomas que corroboran que en el organismo se están produciendo cambios significativos. Algunos de los signos de la evolución de la desintoxicación son:

  • Lengua con una capa blanca o amarillenta que se vuelve sonrosada cuando la depuración ha finalizado.
  • Aliento fuerte que vuelve a ser fresco y limpio cuando se ha depurado lo suficiente.
  • Orina más oscura y densa, con olor fuerte y diferente que vuelve a ser clara al final de la depuración.
  • Heces más oscuras, concentradas y abundantes volviendo a su color y textura normales cuando finaliza la depuración.

Por último, es importante evitar la ingesta de medicamentos durante la dieta y nunca prolongarla durante más de tres semanas, ya que es una dieta carencial. Por tanto, una vez pasado el plazo que consideremos, se recomienda volver a una dieta básica y sana de forma progresiva, introduciendo alimentos poco a poco para que nuestro organismo los asimile. ¡Depura, limpia y siéntete bien!

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *