Que quede claro: Ayunar no adelgaza

Si haces una búsqueda en Google colocando las palabras: ayunar y adelgazar, podrás encontrar miles de resultados donde aconsejan esta práctica como una de las más idóneas para perder peso. Sin embargo, ¿es así? La nutricionista Carla Sánchez recuerda la importancia de llevar una alimentación equilibrada y variada para perder peso, huyendo siempre de las dietas milagro que de poco funcionan, especialmente por su efecto yo-yo.

Cada vez son más las personas que se deciden por realizar largos periodos de ayuno que consisten en varias horas diarias o incluso días enteros donde no se alimentan más que de agua e infusiones con el objetivo de bajar peso o disminuir la grasa. “No existen milagros. No hemos ganado esa tripa de un día para otro y tampoco va a ocurrir al revés”, explica Carla Sánchez.

ayunar

Los nutricionistas aconsejan siempre realizar cinco comidas al día, por tanto, ayunar durante toda una mañana es, cuanto menos, contraproducente. Es más, la propia Carla Sánchez asegura que comer cinco veces al día adelgaza porque “cada vez que comes, activas el organismo y eso hace que tu cuerpo queme más rápido. Esto te ayuda a disminuir la ansiedad y cuando llega la siguiente comida no tienes tanta hambre, por lo que evitas los excesos de manera natural”, explica.

Cuando sometemos a nuestro organismo a un ayuno prolongado, es decir, le tenemos muchas horas sin comer, el sistema digestivo activa un mecanismo de autoprotección consistente en retener grasas para intentar, de ese modo, asegurarse una reserva energética cuando la necesite. Comiendo cada tres horas aproximadamente, desactivamos esa “fase de emergencia”, y así evitamos que nuestro cuerpo acumule reservas en forma de grasa. Además, comer cinco veces al día elimina la necesidad del ‘picoteo’ entre horas que, normalmente, suele ser con comida poco sana.

Pero volviendo al tema del ayuno, y en palabras de Carla Sánchez, cuando pasamos varias horas sin comer, el cuerpo tira de reservas, bajan los niveles de azúcar y sufrimos mareos, debilidad, dolores de cabeza, deshidratación… Cuando ese combustible se agota, el organismo empieza a usar las grasas y las proteínas.

Efecto yo-yo

efecto yo yo ayunar

¿Sirve sufrir tanto? Pues sencillamente no, porque si no comemos, el cuerpo se pone en modo ‘batería baja’ y quema muchas menos calorías. Además, al volver a nuestro estado natural y comencemos a comer más, nuestro metabolismo se habrá alterado de tal forma que, previendo esas horas de ‘hambre’, almacenará más nutrientes, haciéndonos recuperar el peso perdido e incluso sobrepasarlo. ¿Os acordáis de las dietas yo-yo? Pues eso, adelgazar rápidamente tiene como repercusión un efecto rebote consistente en recuperar el peso perdido al terminar la dieta o incluso ganar mucho más peso del que teníamos antes de empezar el proceso.

Además, con el paso de los años, las personas que se someten a este tipo de dietas y ayunos entran en un círculo vicioso, pues cada vez que deciden pararla, recuperan rápidamente el peso anterior, por lo que se sienten en la obligación de comenzar de nuevo una dieta mucho más estricta que la anterior. En definitiva, mucho sufrimiento para muy pocos resultados. Por eso, la mejor dieta no es otra que la que conlleva una alimentación saludable, mediterránea, dividida en hasta cinco comidas al día y complementada con ejercicio diario, tanto de alta como de baja intensidad. Porque no hay mejor dieta que la de poner el cuerpo en movimiento. Así que, estas fiestas, no hagas tonterías. Cuídate y disfrútalas, pero con cabeza.

dieta mediterranea diabetes

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *