El caqui se apodera del otoño

Todavía recuerdo cuando era pequeña y acompañaba a mi madre al supermercado. Siempre me quedaba ensimismada mirando aquellas frutas anaranjadas tan típicas de estos meses. Las mandarinas y las naranjas eran las grandes protagonistas. De hecho, sus zumos mañaneros han llenado mi cuerpo de vitamina C desde aquel entonces. Sin embargo, había una de esas frutas que llamaba mi atención por encima de las demás: El caqui (kaki). Mi madre compraba dos o tres por semana, y yo disfrutaba hincándoles la cuchara y saboreando su dulce pulpa. Pero, con esa pinta tan exótica y tropical, ¿de dónde vienen los caquis?

Esta fruta típicamente otoñal es originaria del continente asiático, en concreto de China y Japón, que andan todavía hoy en disputa para apropiarse del caquilero de mayor antigüedad. El cultivo de este árbol se remonta 3.000 años atrás. Pero tras el descubrimiento de América y el comienzo de las comunicaciones en barco a través del Océano Pacífico, el caqui entró en Estados Unidos para viajar después al Viejo Continente, concretamente a Francia, Italia y España. Se calcula que en Europa entró en torno al siglo XVII, pero como árbol ornamental y apreciado por la calidad de su madera.
caqui

Muy poca grasa y mucha vitamina

A pesar de que las variedades de caquis difieren en su composición, los más conocidos, y que son los que encontramos en el mercado, están compuestos principalmente de agua, pero aportan también gran cantidad de hidratos de carbono y bajos niveles de grasas y proteínas, resultando pues una fruta de elevado valor calórico.

Asimismo, es una fruta rica en vitaminas y en minerales. Entre las primeras, destacan la vitamina A, la C, la B1 y la B2 y la beta caroteno, que comparte con otras verduras como las zanahorias y que le aporta ese color tan característico. Entre los minerales, destaca la presencia de potasio, por lo que es muy buena para las personas que padecen insuficiencia renal.

Al ser además una fruta rica en agua es ideal para la retención de líquidos y como también contiene mucha fibra soluble, se convierte en una buena alternativa para aquellas personas que padezcan de estreñimiento. Eso sí, cuando están maduros. Porque si se consume antes de madurar, es decir, cuando todavía está duro, se consigue el efecto contrario, pues su efecto astringente es apto para acabar con las diarreas. Ayuda igualmente a las personas que tienen el colesterol alto o sufren hipertensión.

En definitiva, y en cuanto a sus cualidades se refiere, el caqui es una fruta idónea para comer a cualquier hora del día y apta para todo tipo de estómagos: jóvenes, adultos, personas mayores, deportistas y niños en edad de crecimiento.

caqui 02

¿Se produce en España?

Respuesta afirmativa para la pregunta que abre la última parte de este artículo. Y es que el caqui, aunque se produce mayormente en China, Japón y Estados Unidos, tiene a España como uno de los mayores productores en Europa junto a Italia. La Comunidad Valenciana es la región de nuestro país donde su cultivo es mayor (90%), e incluso existe desde 2008 la Denominación de Origen Kaki Ribera del Xúquer (Júcar).

De hecho, la evolución del caqui ha sido meteórica en las últimas décadas en nuestro país. La superficie dedicada a su cultivo en la Comunidad Valenciana ha pasado de 2.281 hectáreas en 2002 a las más de 12.000 que existen actualmente y la producción se ha disparado hasta las 160.000 toneladas anuales. Pero el objetivo es muy ambicioso, pues para 2020 se quieren producir más de 650.000 toneladas.

En otras regiones como Murcia y Andalucía también se empieza a apostar por el caqui, aunque Valencia sigue siendo el máximo productor y exportador, pues muchos de los frutos que se cultivan en nuestro país –en torno al 80%- viajan a Alemania, Francia o Países Bajos.

En resumen, una fruta exclusivamente otoñal y de un sabor exquisito, pero que también aporta múltiples beneficios para la salud. De hecho, su nombre científico es ‘dyospiros’, que en griego significa fruto (pyros) divino (dyos). ¡A qué esperas para ir a por uno!

caqui valencia jucar

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *