Los huevos son sanos, pero no de cualquier forma

Son muy fáciles de cocinar, son sabrosos y están repletos de proteínas. Aun así, siempre nos ronda una duda en la cabeza: ¿Son tan buenos los huevos como parecen? ¿Cuántos podemos consumir semanalmente sin que sea contraproducente? Pues bien, según un último estudio publicado por el Servicio Navarro de Salud y el Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, el consumo moderado de huevos, de hasta cuatro por semana, no aumentaría el riesgo de episodios o enfermedades cardiovasculares.

huevos

Y es que su alto contenido en proteínas de alta calidad, grasas insaturadas y vitaminas A, D y B12 lo convierten en un alimento lleno de nutrientes que suele ser recomendado por los nutricionistas, pero también es una fuente importante de colesterol, por lo que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas.

Según Javier Díez Espino, médico del Centro de Salud de Tafalla y primer autor del trabajo, a pesar de que con frecuencia se contraindicaba o limitaba la ingesta de huevo, no existen evidencias que asocien su consumo a una mayor incidencia de enfermedades cardiovasculares, ni en personas que no presentaban problemas previos de salud, ni en aquellas con alto riesgo de padecer afecciones de este tipo.

En su estudio, los investigadores controlaron el consumo anual de huevos y otra serie de alimentos en alrededor de un millar de voluntarios de entre 50 y 80 años durante aproximadamente seis años, midiendo la incidencia de problemas cardiovasculares relevantes, como infarto de miocardio, ictus o muerte por causa cardiovascular.

De entre todos los casos estudiados, 342 participantes sufrieron algún episodio de este tipo, pero no se observaron diferencias significativas entre aquellos que habían consumido menos de 2 huevos semanales y aquellos que habían pasado de los cuatro huevos semanales, ni aunque fueran participantes con diabetes tipo 2. De hecho, los resultados de este estudio, el mayor ensayo clínico impulsado por España hasta el momento, son tan relevantes que han sido publicados en la revista Clinical Nutrition, una de las diez mejores del mundo en su especialidad.

En Estados Unidos, país aficionado al consumo de huevos, existen multitud de investigaciones relacionadas con la ingesta de este alimento. De hecho, investigadores como el cardiólogo Francisco López-Jimenez, de la Clínica Mayo en Estados Unidos, aseguran que se pueden comer hasta siete huevos semanales sin sufrir riesgo alguno. De hecho, un estudio elaborado en 1999 por la Universidad de Harvard y que analizó a 115.000 consumidores durante una década, concluyó que comer un huevo al día no incide en el aumento del colesterol en la sangre. Aun así, para quienes tengan altos niveles de colesterol en sangre, lo mejor es limitar el consumo de huevos a un máximo de cuatro semanales.

huevos fritos

¿Cómo lo cocino?

Pero, ¿cómo debo comerme el huevo? He aquí el principal hecho a tener en cuenta a la hora de ingerir este alimento. Según los nutricionistas, el huevo escalfado o su versión ‘pasada por agua’ son las más saludables. Una se cocina sin cáscara y la otra con, pero ambas consisten en introducir el huevo en agua muy caliente sin que llegue a hervir durante tres o cuatro minutos, para que no se cueza.

De hecho, existen estudios que demuestran que un huevo hervido durante diez minutos (huevo duro) contiene el triple de compuestos de oxidación lipídica que uno que haya hervido tres minutos. Por último, cocinarlos en aceite, tanto fritos como en tortilla, aumenta el contenido graso en un 50%, por lo que el colesterol crece también considerablemente.

huevos pasados por agua

¿Qué significa el número que lleva impreso?

Otro motivo para tener muy en cuenta. El número que lleva cada huevo impreso significa que todos no son iguales, al menos para las gallinas que los ponen. Su primer dígito, entre el 3 y el 0, seguido de las iniciales del país de origen (ES para España), ofrece información sobre el grado de bienestar con que han sido criadas estas aves.

  • Si empiezan por 3: Proceden de gallinas que pasan toda su vida útil en jaulas sin apenas espacio para moverse.
  • Si empiezan por 2: Aunque en este caso las gallinas no viven en jaulas, permanecen en naves cerradas a lo largo de su vida, sin posibilidad de acceder al exterior.
  • Si empiezan por 1: Se corresponde con huevos de animales criados en gallineros que pueden ser similares a los anteriores pero que, además, tienen acceso a corrales al aire libre. Son los popularmente conocidos como huevos de corral.
  • Si empiezan por 0: Estas gallinas también pueden acceder al aire libre, pero incorporan otro aspecto relevante. A diferencia de todas las anteriores, se trata de animales criados con alimentos procedentes de la agricultura ecológica y en los que se encuentra restringida la administración de medicamentos como antibióticos.

tipos de huevos

En definitiva, comer huevos es sano. Pero depende de cómo se coman y de dónde procedan. Sin duda, un huevo pasado por agua, cuyo código comience por el número 0 es muchísimo más sano que otro frito en medio litro de aceite de girasol y cuyo código empiece por el número 3. Por eso, el consumo saludable y responsable depende también de ti. 

 

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *