La inactividad te lleva directo a la tumba

sedentarismo inactividad fisicaSuena duro, pero así es. La falta de actividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad global y causa unas 50.000 muertes al año en España, con un coste estimado del 10 por ciento del gasto sanitario total.

Según el estudio “Actividad física y prevalencia de patologías en la población española” elaborado por el Consejo Superior de Deportes y dado a conocer esta semana, la prevalencia de algunas enfermedades crónicas como la hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, depresión y ansiedad en personas de entre 18 y 74 años se cuadruplica en la población inactiva.

También es mayor el consumo de medicamentos recetados en este colectivo (un 18% más). Según este estudio, el 73% de la población española de 18 a 74 años no hace ninguna actividad física y el 39% sólo practica deporte ocasionalmente en su tiempo de ocio. Además, la población más inactiva triplica a la que realiza ejercicio varias veces al mes.

La práctica de actividad física es un 50% menor en las mujeres que en los hombres y se incrementa con el nivel educativo de la población. Por comunidades, las más activas son el País Vasco y la Comunidad de Madrid -aunque aun así hay aproximadamente dos veces más inactivos que activos- y en el lado opuesto está Galicia -con 6 veces más población inactiva que activa-.

El Consejo Superior de Deportes estima que un aumento de la práctica de deporte en la población española produciría una importante reducción del gasto sanitario en España, reduciría significativamente los costes laborales y aumentaría la productividad de los trabajadores.

A nivel mundial, la inactividad física es el cuarto factor de riesgo en lo que respecta a la mortalidad (6% de las muertes registradas en todo el mundo). Además, se estima que la inactividad física es la causa principal de aproximadamente un 21%-25% de los cánceres de mama y de colon, el 27% de los casos de diabetes y aproximadamente el 30% de la carga de cardiopatía isquémica

¿Qué se considera actividad?

La Organización Mundial de la Salud recomienda al menos una hora al día de actividad física o deporte en niños y adolescentes y al menos 150 minutos a la semana en los adultos.

La “actividad física” no debe confundirse con el “ejercicio”. Este es una variedad de actividad física planificada, estructurada, repetitiva y realizada con un objetivo relacionado con la mejora o el mantenimiento de uno o más componentes de la aptitud física. La actividad física abarca el ejercicio, pero también otras actividades que entrañan movimiento corporal y se realizan como parte de los momentos de juego, del trabajo, de formas de transporte activas, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

Por eso, la actividad física se puede realizar prácticamente en cualquier sitio y no requiere ningún equipamiento especial. Cargar la compra, portar libros o llevar niños en brazos son buenas actividades físicas complementarias, igual que subir escaleras en vez de utilizar el ascensor. La actividad física más practicada y recomendada (caminar) es totalmente gratuita. Algunas zonas urbanas disponen de parques, paseos marítimos u otras zonas peatonales ideales para caminar, correr o jugar. No es imprescindible acudir a un gimnasio, piscina u otra instalación deportiva especial para mantenerse físicamente activo.

sedentarismo subir escaleras

¿No tienes tiempo?

Según la Organización Mundial de la Salud, para mejorar y mantener su salud bastan 30 minutos de actividad física de intensidad moderada cinco días por semana. Sin embargo, esto no significa que la actividad física deba realizarse siempre durante 30 minutos seguidos. Puede irse acumulando a lo largo del día: por ejemplo, 10 minutos de caminata a paso rápido tres veces al día, o 20 minutos por la mañana y otros 10 más tarde.

Estas actividades pueden incorporarse a sus rutinas diarias: laborales, escolares, domésticas o lúdicas. Gestos simples como subir las escaleras, ir al trabajo en bicicleta o salir del autobús dos paradas antes de su destino final y hacer el resto del trayecto a pie van acumulando actividad física a lo largo del día y pueden formar parte de las actividades diarias.

Por eso, aunque esté muy ocupado siempre puede encontrar en sus rutinas diarias 30 minutos para realizar una actividad física que mejorará su salud.

Y es que un nivel adecuado de actividad física regular en los adultos:

  • reduce el riesgo de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidente cerebrovascular, diabetes, cáncer de mama y de colon, depresión y caídas;
  • mejora la salud ósea y funcional, y
  • es un determinante clave del gasto energético, es por tanto fundamental para el equilibrio calórico y el control del peso.

En conclusión, es realmente importante cumplir con estos mínimos de actividad física para no sufrir problemas a posteriori. Porque, como decía Hipócrates, lo que se utiliza se desarrolla, lo que no se utiliza se atrofia.

Guardar

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *