Tres leyendas urbanas de la medicina

Desde hace décadas, las personas hemos creado una serie de respuestas médicas que aunque parecen lógicas por lo arraigadas que están a nuestra mente, no son por ello muy reales. Son las famosas leyendas urbanas de la medicina. Hoy vamos a desmontar tres de ellas. La mayoría de la gente tiene la información en Internet sobre todo estos temas, pero no tiene ganas ni tiempo de poner en duda sus supuestos ‘conocimientos’, especialmente si son detalles que no afectan a su vida diaria.

sonambulo

Despertar a un sonámbulo es peligroso

El sonambulismo puede ser un acontecimiento realmente inquietante tanto para el protagonista como para la persona que presencia la insólita escena. El hecho de caminar dormido ocurre en el momento de sueño más profundo, normalmente unas pocas horas después de haber empezado a dormir.

Desde siempre, se ha dicho que despertar a un sonámbulo es peligroso porque podría darle un ataque al corazón o incluso quedar en coma. Sin embargo, según la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos, nada más lejos de la realidad. Es más, lo peligroso sería no despertarlo, pues podría caer por unas escaleras, romper algún cristal o, -y algunos casos se han dado- conducir el coche.

Siempre que sea posible, lo más oportuno es guiar al sonámbulo de vuelta a la cama. Pero si opone resistencia, lo más acertado sería despertarlo, eso sí, con un ruido fuerte y desde una distancia segura, pues si lo sacudimos, podría sentirse atacado y actuar con violencia. Una vez despierto se sentirá muy confundido y desorientado, por eso es necesario explicarle con cuidado y naturalidad lo ocurrido.

No comer nada antes de darse un baño

Hay que esperar por lo menos una hora antes de zambullirse en la piscina después de comer. Frase típica de toda madre que se precie. Si no, podrás sufrir calambres, un corte de digestión e incluso morir ahogado. ¿Alguien duda que esto sea cierto? La base del mito es que después de comer la sangre fluye hacia el estómago para hacer la digestión. Esto deja menos sangre en los músculos y puede provocar calambres.

En cuanto al corte de digestión, es algo que no existe como tal. Lo que puede ocurrir es una especie de ‘shock’ periférico por dificultades en la vasculación, lo que puede provocar que la persona se ahogue. Por tanto, el culpable de este tipo de muertes es el fuerte impacto con el agua fría y cuando te metes a la piscina o a la ducha de manera brusca y rápida, no el haber comido recientemente como siempre nos han dicho.

Según un informe presentado por Cruz Roja, “no existe una correlación entre comer y ahogarse o sufrir este tipo de vahídos”. Aun así, si en vez de comida, lo que hemos dado al cuerpo es gran cantidad de alcohol, el riesgo aumenta considerablemente.

piscina leyenda urbana comer

¿Venas azules?

Si alguna vez has echado un vistazo a las venas de tu muñeca o de tu mano, podrás llegar a la conclusión de que o las venas o la sangre son azules. Existe la leyenda urbana también de que la sangre sin oxigenar es azul y que una vez que los pulmones la oxigenan, se convierte en roja. Sin embargo, cuando nos cortamos, la sangre siempre es roja. La solución urbana: es que cuando te cortas el oxígeno ya está en contacto con la sangre. Lógicamente, esta explicación no es cierta, pues la sangre desoxigenada es de un tono rojo oscuro o apagado.

Pero, ¿y por qué las venas se ven azules? Se debe a un efecto óptico producido por la piel. De hecho, solo se ven azules cuando están situadas aproximadamente a 0,5 milímetros por debajo de la epidermis. Esto es así porque la luz blanca que se forma con todos los colores del espectro penetra hasta esta profundidad y hace que percibamos como azul el color de las venas. Por eso, cuanto más delgada es la piel, más azuladas se ven.

Hay muchos mitos más que pueden ponerse en duda, pero los dejaremos para futuros artículos. Así que, este verano, no dudes en darte un baño después de haber almorzado. Eso sí, evita tirarte de ‘chapuzón’, hazlo poco a poco y con delicadeza.

venas azules

 

Guardar

Guardar

0 comentarios
  1. LoLo69 says:

    Pues sí, menudo patadón al diccionario. Que, por cierto, es de la RAE, no RAC, que eso es una radio del grupo Godó.

    Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *