¿Por qué son las nueces tan beneficiosas para la salud?

Por todos es sabido que las nueces, fruto del nogal, aportan una serie de nutrientes que las convierten en uno de los frutos secos más apetecibles y, a la vez, más beneficiosos para nuestra salud. La nuez es la semilla que alberga el fruto maduro y seco del nogal (Junglans regia), árbol originario de la antigua Persia, según algunos autores, o de China y Japón, según otros, desde donde fue llevado a Grecia, para extender posteriormente su cultivo a Italia y a los demás países templados de Europa. Existen datos que confirman su existencia desde el año 7.000 a.C. En la época romana, la nuez era símbolo de unión matrimonial. Llamada por los romanos bellota de Júpiter (Juglans regia), representaba al hijo de Júpiter, el dios predilecto del Olimpo en la mitología romana.

nueces

En el mercado se pueden encontrar variedades españolas, francesas y americanas. Entre todas ellas, las más conocidas son la común (J. Regia), Mallete y Franquette entre las variedades francesas, Eureka, Payne y Chandler, entre las californianas, y la nuez del nogal negro (J. Nigra), originaria de Estados Unidos, de cáscara dura y mayor tamaño que la común. En la actualidad, se cultiva en el sudeste de Europa y en Asia central así como en las regiones templadas de Norteamérica (California y Arizona), y no solo se aprovechan los frutos, pues la madera y las hojas, con interesantes propiedades medicinales, también son muy bien aprovechadas.

Una grasa muy saludable

Estos frutos destacan fundamentalmente porque son muy ricos en grasas Omega 3. Estos ácidos grasos esenciales se encuentran también en el pescado azul, como la caballa o el salmón. Está más que demostrado que el consumo de grandes cantidades de Omega 3 aumenta considerablemente el tiempo de coagulación de la sangre, lo cual explica por qué en comunidades que consumen muchos alimentos de este tipo (japoneses, inuit o pueblos esquimales) la incidencia de enfermedades cardiovasculares es especialmente baja.

Por eso, además el rebajar el colesterol y prevenir la mala circulación, se puede afirmar que el consumo habitual de nueces reduce considerablemente el riesgo de sufrir infarto de miocardio o angina de pecho. Porque su alto contenido en Omega 3 aumenta la elasticidad arterial, previene la formación coágulos y rebaja la hipertensión.

Las nueces y la memoria

Seguro que más de una vez has escuchado que las nueces son buenas para la memoria. Esta leyenda, que según nuestras abuelas se debía al parecido de la forma de la nuez y el cerebro, tiene una base científica. Una vez más, se debe al Omega 3 y su capacidad para ayudar a mejorar las funciones cognitivas, pues actúan sobre la transmisión de órdenes de la información en el sistema nervioso.

Por ende, las personas con deterioro cognitivo leve, es decir, personas que son olvidadizas o pacientes que empiezan a desarrollar el Alzheimer, tienen en las nueces a un gran aliado. De hecho, hay estudios que confirman que el aceite de pescado azul y las nueces tienen un papel beneficioso a la hora de detener la progresión inicial de esta enfermedad mental. Asimismo, diversos estudios relacionan el déficit de este ácido graso con problemas de depresión, hiperactividad e insomnio. Por lo que, un consumo de nueces recomendado (en torno a cinco al día) también ayuda a reducir este tipo de enfermedades.

Y un estudio muy reciente, de esta misma semana, publicado por el Food Science and Biotechnology Journal ha revelado que el extracto lipídico de las nueces contribuye a inhibir la capacidad de autorenovación de las células madre cancerosas en el cáncer de colon, lo que constituye la segunda causa de muerte por cáncer en todo el mundo.

nueces nogal

El punto negativo…

Aunque son muchos más los aportes nutritivos y beneficiosos para la salud, no cabe olvidar que las nueces, como todos los frutos secos, proporcionan una cantidad muy elevada de calorías, por lo que no podemos abusar de ellas y comer más de diez diarias. Lo mejor es considerarlas como un alimento de sustitución de otras fuentes de grasa no tan saludables como la mantequilla.

También cabe recordar que las personas que sufren de una tendencia al desarrollo de piedras en el riñón por oxalato de calcio o que tienen piedras en la vesícula tienen que ser más prudentes a la hora de comer nueces, pues contiene alto contenido en estas sales, aunque mucha menos cantidad que otros alimentos como las espinacas, la remolacha o las acelgas.

Aun con todo, varios informes de WHFoods.com concluyen que quienes comen su porción diaria de 4-5 nueces, obtienen cinco gramos más de fibra, 260 miligramos más de potasio, 73 miligramos más de calcio, 95 miligramos más de magnesio, 3,7 miligramos más de vitamina E y 157 miligramos menos de sodio que quienes no la consumen. Esto se debe también a que su contenido en serotonina nos ayuda a mantenernos satisfechos e inconscientemente comer menos de otros alimentos. Así que, estés o no a dieta, las nueces tienen que formar parte de tu alimentación diaria.

0 comentarios
  1. Víctor Alfonso García Olmo says:

    Don Luis. ¡ya nadie sabe quién fue Augias!. Nuestros gobernantes han eliminado todo atisbo de cultura de la enseñanza.
    Por otro lado, temo a Podemos, me parece de un leninismo de manual. ¡Otro al que nadie recuerda!.

    Responder
    • Chesmaloli says:

      A Lenin claro suele recuerdan algunos. Incluso San Pablenin le ha copiado el estilo de afeitado.
      Recordar a Augias?
      Solo lis del bachillerato antiguo de letras, desgraciadamente.

      Responder
      • Víctor Alfonso García Olmo says:

        PUes sí, ese es mi caso. Y supongo que el suyo. B.U.P. y C.O.U. desde 1981 hasta 1985 (repitiendo COU, las niñas me atrajeron más que el Griego)

        Responder

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *