El Método Eurodiet, una dieta que funciona

Hoy os voy a aportar el testimonio que una amiga me ha escrito y que creo os puede servir a algunos para motivaros a la hora de elegir un régimen para adelgazar, algo que a mí es lo que siempre me resulta más difícil, ya que siempre trato de encontrar alguno que se adapte a mis circunstancias y al momento de mi vida en el que esté. Se llama Eurodiet y es una dieta proteica pero que sabe mejor que algunas que no hay quien se las tome, sobre todo los productos dulces que están muy conseguidos.

Esto es lo que me ha escrito Ana: “El próximo 5 de septiembre hará dos años que dejé de fumar y también cinco meses desde que empecé el Método Eurodiet. Creo que nunca se puede afirmar que tal o cual dieta funciona, así sin más. Y no solo eso, estoy absolutamente convencida de que cuando se quiere perder peso lo más importante es estar preparado psicológicamente, por eso es fundamental  empezarla en el momento vital apropiado, y después buscar –y encontrar- siempre con la ayuda de un médico la dieta que a cada uno nos vaya bien y que se adapte, dentro de lo posible, a nuestros gustos y a nuestro ritmo de vida.

¡Y esa dieta existe! Por lo menos para mí. Afortunadamente, todas estas características las encontré en Eurodiet. A través de una amiga muy versada en asuntos de dietas, entre otras muchas cosas, di con la médico y la dieta perfectas para mí.

Antes que nada, no quiero engañar a nadie, es una dieta cara porque hay que consumir productos Eurodiet y son caros. Y sobre todo es cara en la primera fase, en la que cada día hay que consumir cuatro productos Eurodiet (desayuno y merienda, acompañados de un café o de una infusión; y en el almuerzo y la cena, acompañados de verduras y hortalizas). En las siguientes fases la dieta se vuelve en todos los aspectos más llevadera.

También es cara porque a no ser que tengas un seguro médico privado, las visitas al médico y los constantes análisis que te tienen que hacer elevan todavía más la factura.

Pero yo hasta el momento solo puedo decir que el esfuerzo está valiendo la pena. Me encuentro fenomenal, estoy perdiendo peso de una manera gradual (lo que a ciertas edades es lo más conveniente) y no echo de menos ‘mi vida anterior’.

Helado de chocolate|EurodietTambién hay que advertir que, sobre todo, esta dieta es perfecta para las personas que les encanta las verduras y el dulce, porque todos los productos dulces Eurodiet están mucho más logrados que los salados (excepto el puré de patata y las tortillas, para ser justos, ya que de salado no he probado muchos más). En mi caso, tengo que reconocer que soy muy golosa y solamente pensar que después de comerme una coliflor hervida podía tomar un helado de chocolate, una crema catalana o un batido de mango y fruta de la pasión para mí es lo más.

¿Pegas? Está claro que durante algún tiempo, sobre todo en las primeras fases tienes que reducir al máximo tu vida social, aunque yo no lo recomiendo. Con esto quiero decir que para mí lo mejor es seguir asistiendo a almuerzos y cenas en casas de amigos y en restaurantes, eso sí sabiendo que tú comes de una ‘manera diferente’ y llevándote el producto Eurodiet que te resulte más fácil tomar o que sea más discreto.

¿Ventajas? Adelgazas de verdad y ves pronto los resultados, con lo que te motivas enseguida. Además, en ningún momento pasas hambre.

En este momento os cuento cómo es un día cualquiera en mi dieta. Desayuno un café con leche desnatada sin lactosa y una especie de porridge o crema de avena Eurodiet a la que yo le añado canela molida y está muy buena. Al mediodía suelo tomar carne o pescado, sobre todo al horno o a la plancha con una ensalada que intento que siempre sea distinta. También existe la opción de una ensalada ‘con mucha cosa’. Para merendar, un café con leche o un té frío con un mini plumcake, unas galletas de frambuesa o unos barquillos Eurodiet. Y por la noche suelo tomar verdura, por ejemplo unas judías verdes con tomate y unas lonchas de pechuga de pavo o jamón de York. Ahora también incluyo de vez en cuando de postre un yogur desnatado o alguna pieza de fruta.

Os prometo que no soy una heroína ni os voy a mentir pero he conseguido que seguir esta dieta no me cueste ningún esfuerzo. Se me olvidaba deciros que cuando salgo abuso del agua con gas, hielo y limón, de la Coca-Cola Zero y del té helado. En casa es más fácil tener cualquier bebida Zero.

Pero vamos al grano. El método Eurodiet consiste en cuatro fases. Con unas indicaciones y contraindicaciones que deben respetarse estrictamente, las fases 1 y 2 están diseñadas para inducir a una cetosis fisiológica moderada (cosa que a mí no me ha pasado, pero he seguido perdiendo peso igual). Las dietas cetogénicas han demostrado su eficacia y seguridad siempre y cuando se realicen con un método controlado y con seguimiento por parte de un profesional de la salud (se hacen análisis cada mes). En la fase 1 las proteínas se basan en tentempiés hipocalóricos, ricos en proteínas, con contenido reducido en glúcidos y lípidos. Como he dicho anteriormente, en esta fase se incluyen en la dieta al menos cuatro productos Eurodiet, verduras y dos litros de agua al día. En la fase 2 se añaden proteínas de origen animal no lácteas a una de las dos comidas principales. Las proteínas alimentarias permiten aportar los aminoácidos esenciales. El hecho de mantener un consumo suficiente y variado de verduras contribuye al aporte óptimo de fibra, vitaminas y minerales.

La fase 3 desempeña un papel esencial en la modificación de los hábitos alimentarios y de pérdida de peso a lo largo del tiempo. Se articula alrededor de 4 grados (A, B, C y D), que corresponden a niveles calóricos y glucídicos crecientes. La fase 3 consiste en una dieta con un índice y una carga glucémica bajos, que puede utilizarse tanto en la continuación de la dieta cetogénica como en primera intención, según el perfil del paciente.

La fase 4 constituye el inicio de la autonomía en un nuevo equilibrio nutricional. Ahora, todos los alimentos están permitidos, excepto los productos ricos en azúcares, y se vuelve a descubrir la riqueza de una alimentación diversificada, con unas bases totalmente nuevas. La continuación de un seguimiento médico regular y una evaluación regular en el aspecto del comportamiento gracias a la motivación o a la mentalidad son los mejores medios de mantener los excelentes resultados a lo largo del tiempo.

Expuesto así parece un ladrillo, pero en cuanto te centras y empiezas a cogerle gustillo a la autodisciplina, te resulta mucho más fácil. ¡Ah! un consejo: desde el principio tómatelo como un premio y no como un castigo.

También hago otras sugerencias que quizá a quien se anime a empezar una dieta en septiembre le pueden servir: tomar todas las mañanas un buen vaso de agua del tiempo y en ayunas, adoptar un horario ‘menos español’ de almuerzos y cenas (por ejemplo y si estoy en casa procuro almorzar a las 14,00 horas y cenar a las 20,30 horas), y los chicles y caramelos sin azúcar son muy socorridos en momentos de crisis.

Para terminar solo quiero añadir que para quien se decida, que busque la dieta que más le convenga para no aburrirse, que no sea muy duro consigo mismo y que… ¡mucho ánimo!”.

Espero que esta aportación  tan interesante os haya servido de ayuda a quienes queráis adelgazar. Os dejo la web de Eurodiet por si tenéis interés: http://eurodiet.com/es/.  Y una última cosa: sólo un médico os podrá prescribir esta dieta ya que sin su autorización no os venderán sus productos.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *