Telefónica hace liquidez para crecer

Telefónica acaba de cerrar un importante acuerdo con la mayor compañía mundial de redes de comunicaciones, American Tower, a la que ha vendido el 50% de su filial Telxius, dedicada a la construcción y gestión de su red de comunicaciones. La venta no incluye algunos de los activos de Telefónica en esta actividad, en especial el cable submarino, que es uno de los grandes activos de la compañía dada su elevada presencia al otro lado del Atlántico.

La empresa española ha reaccionado con fuerza en Bolsa alcanzando los 4 euros por acción, uno de sus mejores precios desde hace varios meses, primavera del año 2020. La venta de este 50% de Telxius ha sido muy bien valorada en los mercados ya que el precio al que se ha cerrado la transacción supera con bastante holgura las valoraciones que se están realizando en estos momentos en este activo mercado de venta de redes de telefonía.

Uno de los aspirantes a la compra de estos activos era la empresa con base en España Cellnex, una compañía muy activa en los últimos meses en los mercados internacionales y que cotiza en la Bolsa española como uno de los valores más destacados del Ibex 35. De hecho, el valor en Bolsa de Cellnex supera al de Telefónica en términos de capitalización bursátil, ya que frente a los 23.000 millones de euros de Cellnex, Telefónica ronda los 20.000 millones de euros.

La venta de Telefónica se ha considerado como un importante éxito para la compañía española, que podrá obtener unas plusvalías del orden de los 3.500 millones de euros. En paralelo, Telefónica podría reducir su deuda en unos 4.600 millones de euros, aunque mantiene aún unos niveles de endeudamiento algo peores que la media del sector de las compañías de telecomunicaciones. La operación ha tenido también efectos positivos para los otros dos accionistas minoritarios de Telxius, uno de ellos la empresa de participaciones empresariales de Amancio Ortega, el dieño de Inditex, que controla un 10% de Telxius y que se embolsará también importantes plusvalías con la venta de su participación. En total, American Tower pagará unos 7.700 millones de euros por la compra de la filial de la compañía española.

La elevada valoración a la que American Tower ha pagado esta compra reside en el hecho de que la empresa norteamericana hace su entrada en toda regla en el mercado europeo, terreno dominado por Cellnex y algunas otras compañías menores, entre ellas las propias operadoras de telefonía que aún mantienen la propiedad de sus redes, como era el caso de Telefónica hasta esta operación de venta, en la que obtiene liquidez por la venta de sus activos de comunicaciones. La compra que realiza American Tower implica el traspaso de 30.700 emplazamientos situados en dos áreas, la europea y Latinoamérica. De esta forma, la multinacional estadounidense se convierte en uno de los dos principales proveedores de servicios de comunicaciones a la empresa española.

Ello le permitirá a la empresa española reforzar su apuesta estratégica en otros terrenos más directamente relacionados con la prestación de servicios de telefonía, sobre todo en sus dos operaciones actuales de crecimiento en Gran Bretaña y en Brasil.