Iberdrola, Inditex y Cellnex, liderazgo empresarial

La Bolsa española está en plena revolución interna. La crisis sanitaria ha recolocado a muchos de los valores tradicionales, como son las eléctricas y los bancos, en posiciones nuevas. Han aparecido nuevos gestores y entre empresas tradicionales y otras de nuevo cuño, el sector empresarial del país ha ido tomando un nuevo aspecto, posiblemente mucho más prometedor y más conectado con las nuevas realidades de la actividad económica.

Una de las más llamativas es la subida imparable de Iberdrola, una empresa de toda la vida pero que de la mano de sus elevadísimas inversiones y una apuesta decidida por las energías renovables, se ha convertido en la segunda empresa más valiosa del país, con más de 75.000 millones de euros de capitalización, un valor histórico para esta compañía que en unos pocos años ha multiplicado casi por tres su valor. Gran parte del avance de la eléctrica, aparte de su apuesta por las nuevas energías, se debe a las inversiones que ha realizado en otros países fuera de España, hasta al punto de haberse convertido en una de las empresas españolas más multinacionales.

El liderazgo entre las empresas españolas más grandes lo tiene desde hace unos meses un clásico de reciente creación, Inditex, una empresa textil, que se ha encaramado a la primera posición entre las grandes empresas españolas, por supuesto con presencia multinacional, con un valor de algo más de 80.000 millones de euros, aunque Iberdrola ya le pisa los talones porque en las últimas semanas el crecimiento de la eléctrica ha sido espectacular. Pero Inditex no le pierde la cara a la crisis y aunque ha experimentado un ligero bajón en la pasada primavera, cuando sufrió algunas pérdidas que le obligaron a recortar el dividendo, está saliendo con fuerza y se mantiene como líder de momento indiscutible del Ibex 35, el índice de empresas que agrupa a las compañías con mayor valor en Bolsa.

El crecimiento explosivo de algunas empresas españolas de éxito reciente no termina aquí ya que en el grupo de las mejores acaba de entrar otra compañía, de accionariado muy disperso (inversores internacionales, fondos soberanos o de inversión, como principales socios capitalistas) y dedicada a la construcción y explotación de redes de telefonía y comunicaciones.

Se trata de Cellnex, una empresa con muy pocos años de vida, salida de la incubadora de Abertis (la empresa española de autopistas de peaje) y que en apenas tres años ha pasado a ocupar una de las tres posiciones más destacadas del sector empresarial español, relegando tanto a los grandes bancos como a la mismísima Telefónica o a Repsol de las primeras posiciones del sector empresarial. . Precisamente este lunes se ha conocido la dimisión de su presidente, un directivo italiano de la órbita de uno de los accionistas principales de la empresa. La dirección ejecutiva de Cellnex la lleva no obstante un español, Tobías Martínez, cuyo timón ha conducido a la empresa con sede y base operativa en España a una de las primeras posiciones mundiales en un sector claramente en expansión, el desarrollo de la telefonía móvil y de las telecomunicaciones. Cellnex cuenta ya con amplias redes en doce países y unas 100.000 implantaciones.