La Bolsa, en su mejor mes histórico

El mes de noviembre del año 2020 ha sido histórico para la Bolsa española, no tanto por haber sido el mejor indicador europeo en este mes sino porque ha sido con diferencia notable el mejor mes en la historia de la Bolsa española, con una diferencia notable sobre el siguiente. Frente al 25,2% de subida en noviembre del año, el siguiente mes en la lista de méritos ha sido el de junio del año 2012, con algo menos del 17%. El tercero se encuentra en abril del año 2009, con un 15,6%.

La subida de la Bolsa en los últimos meses, tras el peor momento del año, allá por el mes de febrero, ha sido del32,3%, lo que pone de relieve el tobogán en el que han vivido los mercados en medio de los vaivenes de la crisis sanitaria.

No siempre estos sobresaltos de los mercados responden a circunstancias económicas ya que también aparecen cambios bruscos en los escenarios políticos como detonantes de los cambios de humor de los inversores. Este mismo año, los resultados de las empresas han sido causa importante de las subidas y bajadas de las valoraciones bursátiles, pero la motivación principal reside en otras causas.

La fuerte subida de noviembre sigue, no obstante, sin ocultar el hecho de que el indicador selectivo de la Bolsa española pierde todavía un 15,4% respecto a principios de año. Queda, por lo tanto, terreno por recorrer para que los precios de las empresas en Bolsa recuperen lo perdido en este año complejo. Y todo parece indicar que vienen meses crudos en los que el desahogo de noviembre no dejará de ser más que una especie de anécdota aislada insuficiente para sanar las heridas de la pandemia. Al fin y al cabo, la subida de noviembre refleja una recuperación tras un bache de enorme dureza.

De hecho, algunos mercados europeos ya han logrado equiparar sus valoraciones a las de finales del año 2019, caso de la Bolsa alemana. El peor índice europeo, reflejando sobre todo la mala gestión que el Gobierno británico ha realizado de la crisis sanitaria, es el FTSE británico, que pierde algo más que el Ibex 35, casi un 17%.

Un leve vistazo a las ganancias que se han cosechado en noviembre a nivel individual revela hasta qué punto estamos ante un exabrupto quizás pasajero. Meliá, la compañía hotelera, junto a IAG, el conglomerado de compañías aéreas, han sido las dos estrellas del mes, con ganancias superiores al 60%, casi del 70% en el caso de la compañía hotelera. Hay que recordar que estas dos compañías cayeron hasta las proximidades de los abismos en los meses anteriores y aún se mueven en niveles muy depresivos, con una actividad muy tocada en sus negocios. BBVA, Repsol y Santander completan el conglomerado de los cinco mejores del mes, con la particularidad de la fusión anunciada y no culminada de BBVA unida a su fuerte inyección de capital derivada de la venta de su filial estadounidense.

La subida de noviembre habrá que tomarla, por lo tanto, como un episodio brillante pero que en modo alguno marcará la pauta de los próximos meses, en los que no se deberían descartar altibajos. La economía tardará algún tiempo en digerir los efectos de la segunda oleada de la pandemia, lo que se dejará notar en la Bolsa debido a la debilidad en la distribución de beneficios empresariales, entre otros motivos.