El nuevo trío bancario español

La fusión que casi todo el mundo da por hecha a estas alturas, tras la integración de Bankia con CaixaBank, es la del Sabadell con BBVA, máxime cuando este último acaba de dar por cerrada su aventura estadounidense, tras 5 años de actividad, con la venta de su filial Compass que le permite aflorar una importante cifra de liquidez, cerca de 10.000 millones de euros.

Una cifra más que suficiente para tomar posesión del Sabadell, que vale en Bolsa actualmente unos 1.900 millones de euros, aunque se encuentra en una de sus etapas de valoración más bajas, con una cotización que apenas acaba de recuperar los 0,3 euros por acción. BBVA vale en Bolsa unos 21.200 millones de euros y es el segundo banco por valor en Bolsa en España, por detrás del Santander, que roza los 40.000 millones de euros. Es decir, el doble que su eterno rival.

La suma de los capitales a valor en Bolsa de CaixaBank y Bankia, en proceso de fusión actualmente, ronda los 16.500 millones de euros, lo que significa que la absorción del Sabadell por parte de BBVA no alterará básicamente las posiciones de tamaño de los grandes bancos españoles. BBVA mantendrá su segunda plaza, a distancia del Santander. Solo la suma de BBVA y CaixaBank, ambos tras realizar sus respectivas absorciones de Sabadell y Bankia, podría dar alcance al Santander, que de momento es el líder de la banca española por volumen de capital. Las posiciones respectivas en volumen de activos difieren algo ya que Caixa aporta en este aspecto más activos.

Por lo tanto, el sector financiero español queda concentrado en tres grandes protagonistas, aunque dos de ellos tienen una importante actividad en el exterior. BBVA la pierde al vender su filial estadounidense pero la compensa en parte gracias a la presencia del Sabadell en el mercado británico, en donde el banco catalán cuenta con la filial TSB, que no le ha dado buenas alegrías pero al menos es un punto de partida para que BBVA refuerce su posición en un mercado relativamente nuevo. BBVA está muy fuerte en México, su principal fuente de actividad y generación de beneficio, lo que completa con Turquía y desde luego con el mercado español.

La incorporación de Sabadell tiene varias vertientes, no solo la británica sino su importante presencia en el mundo catalán, que no es ajeno a las actividades de crecimiento de BBVA, que ha realizado durante los últimos años varias adquisiciones importantes en Cataluña, una de ellas Caixa Catalunya.

Esta nueva fusión, que está ya prácticamente cerrada, genera un importante refuerzo del grado de concentración del sector en España, aunque sin erosionar de forma preocupante la competencia, ya que la existencia de tres grandes entidades muy parejas en capacidades asegura un buen entorno competitivo, que se completa con varias entidades más de tamaño mediano, entre ellas la que está formalizándose en estos momentos con el acercamiento entre Liberbank y Unicaja. Quedan más entidades de tamaño medio. Lo importante es que se preverse el grado de competencia y que la diversificación internacional de los tres grandes bancos españoles experimenta un interesante avance con la nueva fusión de BBVA y Sabadell.