Ruido en el sector inmobiliario

Las empresas inmobiliarias pueden convertirse en el sector de moda en la Bolsa en los próximos meses. No hay muchas, pero al menos dos de ellas, Inmobiliaria Colonial y Merlin Properties, tienen volumen importante y  activos muy apetecibles, que los inversores extranjeros empiezan a valorar como potencialmente interesantes. Algunas de las compañías inmobiliarias españolas ya han sido objeto de interés del capital extranjero ya que las expectativas de  ganancias son muy elevadas una vez que se clarifique la situación de la pandemia  y los precios de los alquileres vuelvan a su verdadero estado de equilibrio, lo que no sucede en estos momentos, ni en el sector  de las oficinas ni en el residencial.

Las valoraciones en Bolsa se han visto muy afectadas pero hay muchos inversores institucionales que consideran que esta es una muy buena oportunidad para comprar activos con descuentos que pueden superar el 40%.

Estos días ha saltado a la  palestra el interés de algunos fondos extranjeros en tomar posiciones en una de estas dos compañías, Merlin, de  creación bastante reciente, ya que nació en el año 2014  con una primera compra de activos a un banco, BBVA, necesitado de vender oficinas para disponer de efectivo. Luego, esta sociedad se lanzó a la compra de otros activos y tardó poco tiempo en pasar a formar parte  del Ibex 35. Es una de las dos socimis (empresas tenedoras de activos inmobiliarios cotizadas en Bolsa)  más importantes del  país, con unos activos valorados  en cerca de 13.000 millones de euros.

La valoración bursátil de este compañía es bastante menor  que el valor de los activos, por lo que el fuerte descuento con el que cotiza en la Bolsa es un atractivo  indudable. El interés por Merlin reside además en algunos aspectos de la compañía como el alto peso que tienen en su balance las oficinas en alquiler y  la posibilidad de que la empresa  se lance a una importante operación de crecimiento, una de cuyas principales  finalidades es reforzar su posición en el proyecto inmobiliario del norte de  Madrid.

Merlin ya controla, en efecto,  el 15% del capital de este proyecto pero aspira a mejorar su presencia en el mismo ahora que llega la hora de la verdad, es decir, el momento de lanzar  importantes inversiones para desarrollar el proyecto  Distrito Castellana Norte, uno de los proyectos que mayor volumen de suelo va a movilizar en los próximos años no tanto en España como en toda Europa.

El interés de fondos extranjeros como Brookfiled, canadiense, que ya ha estado presente en el nacimiento de la propia Merlin hace unos años,  puede traducirse en una operación de gran envergadura aunque estamos más ante un asunto de alcance sectorial que individual, ya que el sector inmobiliario español tiene por delante importantes expectativas de crecimiento, tanto en el área de oficinas y centros comerciales como en el segmento residencial, es decir, viviendas para uso particular, tanto en condición de venta como de alquiler.