Cambios de altura en el Ibex

En el Ibex 35, el índice de la Bolsa española en el que militan las mayores empresas del país, no dejan de producirse cambios en estas últimas semanas. Entre los  más  significativos que hemos podido observar en este periodo reciente están los sorprendentes ascensos de  la casi desconocida Cellnex (empresa que gestiona las redes y antenas de comunicaciones) y el último,  el encumbramiento de Iberdrola a la primera posición este  mismo lunes. Las dos subidas han sido excepcionales por su intensidad y por la rapidez.

No habíamos salido de nuestro asombro cuando Inditex, la compañía textil de origen gallego  propiedad mayoritaria de Amancio Ortega,  salió prácticamente de la nada para  superar a los clásicos de la banca y de la industria española.  Inditex ha ocupado la primera plaza entre las grandes empresas cotizadas del Ibex 35 durante cinco años. Había tomado el relevo al Banco Santander y previamente a Telefónica. En total, cinco compañías diferentes al frente del indicador bursátil selectivo en estos últimos 20 años.

Se trata de una apreciable rotación que rompe el inmovilismo de años anteriores. Y se trata de cinco empresas básicamente españolas, que se completan con BBVA y Telefónica, aunque estas dos a considerable distancia, en torno a los 21.000 millones de euros de capitalización

Ahora, la primacía de Iberdrola y de Cellnex obedece  a rasgos que tienen bastantes cosas en común. Uno de ellos, la dimensión internacional. Iberdrola se hizo mayor cuando empezó a tomar posiciones en países extranjeros de nuestro entorno, al contrario de lo que había hecho Endesa, líder del Ibex durante algún tiempo.  Cellnex cuenta con redes de  antenas de comunicaciones en los principales países europeos  y es el principal soporte de la telefonía móvil en Europa.

Iberdrola se ha convertido ahora en líder del Ibex tras superar los 71.700 millones de euros de valor bursátil. Esta cifra multiplica por tres la de Endesa, que anda en   torno a  los 25.000 millones de euros.  Duplica al Banco Santander, que se mueve en torno a los  36.000  millones de euros. Ha superado por escaso margen al hasta ahora líder, Inditex, que vale unos 71.000 millones de euros en la Bolsa.

Iberdrola ha cimentado sus avances no sólo en la expansión internacional, que ahora mismo está librando una nueva fase con la opa sobre una empresa australiana, Infigen Energy. La gran baza de Iberdrola en los últimos años ha sido el fuerte impulso que sus gestores le han dado a las energías renovables y en particular a la energía eólica y, dentro de esta, a uno de sus puntos más relevantes, la energía eólica en el mar, con los castillos de viento  en zonas  alejadas de la costa, en donde la empresa  de  origen vasco  ha desarrollado importantes avances, que le han afianzado su posición entre los líderes mundiales de la electricidad. Por delante de Iberdrola a escala mundial ya apenas quedan rivales.  En Europa está Enel  por delante, con unos 15.000 millones de euros de ventaja,  y a escala internacional la española  ocupa la tercera plaza.