La imparable expansión de Internet

El impacto que las nuevas tecnologías están teniendo en la vida cotidiana y en la forma en que las personas se informan, se comunican o comercian ha aumentado en los últimos años, incluso sin que la crisis económica haya representado un freno sensible a su expansión, de forma exponencial. Casi sin darnos cuenta, el uso de Internet ha llegado a convertirse en una actividad cotidiana de carácter imprescindible a pesar de que su aparición en la vida cotidiana apenas tiene 30 años de trayectoria.

Las cifras más recientes, publicadas esta semana y relativas a España, ponen de relieve que cerca del 78% de los españoles ya hace un uso diario de Internet, porcentaje realmente elevado. Las mismas estadísticas oficiales (son del INE, el Instituto Nacional de Estadística) ponen de relieve que el empleo y uso de Internet al menos una vez en los últimos tres meses es algo que realizan más del 91% de los españoles contemplando un universo de personas que oscilan entre los 16 y los 74 años de edad. Como es lógico, el porcentaje de utilización de Internet a diario por parte de los segmentos más jóvenes de la población, por debajo de los 30 años de edad, es ya prácticamente absoluto.

Además de la extensión del fenómeno, llama la atención la rapidez con la que se ha propagado el uso de Internet y en general el empleo de todo aquello que tiene que ver con las nuevas tecnologías. Por ejemplo, el uso diario de Internet lo realiza en la actualidad el 77,6% de la población de 16 años o más, porcentaje que cinco años atrás, en el año 2014, era del 60%.

Entre las utilidades cotidianas de las redes, la gama es sumamente amplia, pero en algunos casos, como el del comercio electrónico, está progresando a una velocidad que está generando cambios muy sustanciales en el uso del tiempo, de los espacios públicos, de las formas de relacionarse y desde luego en la existencia de las redes de comercio minorista, afectadas por importantes transformaciones. En la actualidad, un 47% de los españoles ya realiza algún tipo de compra a través de Internet, porcentaje que cinco años tan solo era del 27%. Es decir, en cinco años, el porcentaje de españoles que realiza operaciones comerciales a través de la red se ha duplicado y roza ya la mayoría de la población.

El crecimiento parece imparable aunque todavía los estudios no reflejan la intensidad de este fenómeno, es decir, qué parte del consumo privado se canaliza ya a través de las redes de Internet. Desde luego, los cimientos para que estas actividades crezcan con fuerza en los próximos años ya están puestos en la medida en que más del 91% de los hogares cuenta con acceso a Internet frente al 58% del año 2010. La totalidad de la cobertura quizás no esté muy lejana debido al avance de la tecnología móvil, de los precios relativamente bajos que manejan los diferentes servicios de las nuevas tecnologías y de los esfuerzos oficiales tendentes a invertir cantidades posiblemente residuales en lograr el 100% de cobertura, que se encuentra dispersa en algunos núcleos rurales de difícil acceso y población de elevada edad.