Frenazo en el recorte de la tasa de paro

El frenazo en la reducción de la tasa de paro durante el primer trimestre del año ha sido el dato más llamativo de las diversas facetas y enfoques desde los que se puede abordar el análisis del mercado de trabajo en este arranque del año. Las cifras, en general, son bastante buenas, pero no carecen de claroscuros. El dato más llamativo es el frenazo, manteniéndose en el 14,70% de la población activa, de la tasa de desempleo.

Es una tasa muy favorable cuando se mide con el 26,94% que llegó a tocar en el año 2013, gracias a la fuerte creación de empleo en alguno de estos últimos años. Desde entonces, la tasa de paro ha retrocedido en doce puntos. Es hora, por lo tanto, de mirar hacia la otra parte de la curva, es decir, para cuando la tasa de paro rondaba por sus niveles más bajos y el nivel de empleo del país se encontraba en sus mejores condiciones. Eso sucedía en el año 2007, cuando la Encuesta de Población Activa (EPA) estimaba que la tasa de paro se encontraba en el 8,42% de la población. Por lo tanto, el recorrido a la baja tiene por delante algo más de seis puntos para igualar o superar el mejor nivel histórico (el más bajo) en la historia reciente del paro en España.

El problema ahora es que esa carrera hacia el mejor momento se ha detenido bruscamente. Por lo tanto, algo ha dejado de funcionar adecuadamente en el primer trimestre del año. La tasa de paro es un resultado estadístico en el que tiene mucho que ver la evolución de la población activa. En los últimos meses, la población activa ha crecido con intensidad, lo que exige, para que descienda la tasa de paro, un redoblado esfuerzo en la creación de empleo.

En todo caso, las cifras de empleo creado en el último año son bastante favorables. Nada menos que 596.900 nuevos empleos en doce meses (de ellos, 107.900 creados en el sector público, es decir, apenas un 18% del total) han convertido a la economía española en un motor importante de creación de puestos de trabajo a un ritmo superior al 3% anual, que se dice pronto.

El aumento del empleo creado en términos anuales había sido algo inferior al 3% en cada uno de los once últimos trimestres. El primer trimestre del año 2019 ha roto la racha con una subida del 3,16%. En valores absolutos, los 596.900 empleos en estos últimos doce meses son la subida más intensa desde el año2007, es decir, justo desde antes del inicio de la crisis, cuando la economía española progresaba a su mejor ritmo en los últimos tiempos.

La tarea que tiene por delante el nuevo Gobierno que salga de las elecciones generales de este domingo no es sencilla, ya que mantener un ritmo de creación de empleo superior al 3% anual, como será imprescindible para recortar la tasa de paro, requiere una buena dosis de crecimiento en la actividad económica, en las exportaciones y en la inversión, factores todos ellos que deberán confluir para absorber la nueva población activa que resulta impulsada en momentos de optimismo económico más el añadido necesario para que el empleo neto alcance cifras positivas de crecimiento similares a las de estos últimos cuatro años. Tarea difícil pero que ha estado al alcance de la mano en los últimos años y que debería afianzarse en los próximos ejercicios.