España necesita más productividad

La excelente carrera alcista de la economía española en los últimos años no ha sido, sin embargo, suficiente para que la renta española por habitante se acerque de forma aceptable a la media europea. Ni siquiera a la de algunos de los países que, como Italia, han mostrado un menor desempeño económico en estos últimos años, aunque existen discrepancias entre los organismos internacionales, pues el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que en el año 2017 España superó a Italia en renta per capita, con 38.200 dólares por habitante, unos dólares por encima de Italia.

Si bien la renta por habitante española ha mejorado de forma apreciable en la etapa posterior a la depresión económica que tocó suelo hace unos seis años, la distancia que nos separa todavía de la media europea es considerable. En euros, la Comisión Europea estima una renta para España de unos 26.800 euros por persona frente a los 35.200 de media en la Eurozona y los 43.300 euros de renta per capita en Alemania.

El acercamiento en estos años entre los principales países de la zona euro ha sido importante, en especial gracias a los avances de economías como la española, aunque insuficientes para colmar la diferencia en términos de renta por habitante. El PIB español ha crecido en los últimos cuatro años un 15%, el de la Eurozona cerca del 11%, el de Alemania un 10% y el de Italia un 6%. Francia se ha quedado a mitad de camino entre alemanes e italianos, con incremento global del PIB en estos cuatro años del 8%. Gracias a este crecimiento global de la economía, los niveles de empleo han aumentado de forma considerable, pero no lo suficiente como para que la tasa de paro española se acerque a la media europea. Tampoco se ha producido un acercamiento suficiente en lo que atañe a la calidad del empleo, ya que el español tiene una mayor dosis de precariedad que el de otras economías de la zona euro, más industriales y por lo tanto con una tipología más estable que permite, en base a una mejor productividad, alcanzar tasas de empleo superiores.

Un reciente estudio sobre la productividad en la economía española nos presenta todavía muy alejados de la media europea en este parámetro, lo que contribuye a dificultar el acercamiento entre la renta por habitante española y la de otras zonas de nuestro entorno. España crece de forma notable, pero el potencial es mucho más elevado si la productividad evolucionara conforme a como lo hace en otros países.

Desde el año 1995 hasta la fecha, la productividad de la economía española por hora trabajada ha aumentado solamente en un 17,5% frente al 30,7% de la Eurozona o al 46,5% en Estados Unidos. Son datos de un estudio que acaba de presenta la Fundación BBVA realizado por el Instituto Valenciano de Investigaciones Económica (IVIE), habitual centro de análisis económico de esta fundación bancaria. Este diferencial explica que la renta por habitante en España sea menor que en las economías más desarrolladas a pesar de que el crecimiento económico en nuestro país sea bastante acusado en algunas fases de la reciente historia económica. Para convertir ese mayor crecimiento de la actividad económica en mayor nivel de empleo y sobre todo en mayor renta por habitante, la economía española tendría que forzar la máquina de la inversión en investigación, en educación y en nivel de preparación de la mano de obra.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *